Tuesday, November 20, 2007

LA PROCESIÓN DE LA VIRGEN DEL CAMPO, ENORME TESTIMONIO DE FE EN PENCO





Uno de los acontecimientos populares más importantes de Penco es la Procesión de la Virgen del Carmen. Bien lo sabemos los pencones locales y los dispersos por el mundo. Por lo general se realiza el penúltimo domingo de noviembre, después de hermosas y masivas tardes de Novena.

Un ingrediente en el recuerdo de los pencones es el repicar único de las campanas de la parroquia, símbolo auditivo de fiesta, que se prolonga mientras dura la procesión. Como este evento de religiosidad popular es en primavera, las flores de la estación inundan los adornos con que el pueblo festeja el paso de la Virgen y su séquito. Siempre destacan los nardos blancos, robustos y orgullosos.

Penco se despuebla para asistir. Lirquén se hace presente, la gente de Cerro Verde se integra desde temprano igual que los pescadores de Playa Negra. Los campesinos se descuelgan de Primer Agua, Los Barones, desde Cosmito o Florida. Vecinos de todas las edades y condición social se mezclan en esta acción de gracia a la Virgen del Carmen.

En la procesión participan las organizaciones, las instituciones, los trabajadores, los estudiantes, las dueñas de casa. Imaginativos vecinos recrean escenas bíblicas, del Antiguo o el Nuevo Testamento que se exhiben en camiones integrados en el desfile. Otros tantos se pueden observar piadosamente en ciertos domicilios al paso de la Virgen por las calles de la ciudad, flanqueadas de altares y cruzadas por vistosos arcos.

Concluido el recorrido, sigue una fiesta popular en la plaza con desfile de carretones y huasos luciendo todos sus mejores atuendos. En Penco, la Procesión de la Virgen del Carmen alcanza una característica singular de veneración, respeto y alegría, que viene de nuestros antepasados enraizados en la Colonia.
 
(Agradezco las hermosas fotografías facilitadas a este blog pencón por Luis Méndez Briones.)

1 comment:

Vivianne said...

Es maravilloso, no me perdí ni una procesión en mi adolescencia, toda mi niñez y juventud la viví en Penco, ahora trasplantada en Santiago,literalmente la comuna se despuebla, todos los vecinos adornan sus villas,las cuadras, embellecenel lugar en donde pasará la Virgen del Carmen acompañada de jovenes, niños, adultos y ancianos, los huasos a caballo, las carretas de bueyes, es místico, gracias al Señor Méndez por facilitar estas fotos y darlas a conocer en el mundo bloguero en este muy especial blog que llevo e el corazón sinceramente.
Felicidades!!!!
Excelente post!!!!