Thursday, November 19, 2020

SIMIÁN, ARQUERO DEL BULLA, CAMPEÓN EN 1940, VIVIÓ EN PENCO

FORMACIÓN DE LA U, Campeón 1940. De pie, de izquierda a derecha: Eduardo de Sa, Óscar Sánchez, Luis Castro, Keller (arquero suplente), Eduardo "Chino" Murúa, Eduardo Simián, Luis López, Raúl Davanzo y Rafael Breña. Agachados: Luis Tirado (DT), Francisco Las Heras, Guillermo Riera, Jaime Riera, Antonio Rossi, Víctor Alonso y José Balbuena.

Por Abel Soto Medina, aficionado de la historia. 

         ¿Sabía Ud. que el primer ídolo azul vivió en Penco? Sí, efectivamente, en una casa en el sector Playa Negra, que posteriormente dio origen al recinto Cosaf. Simián fue el primer gerente de esa empresa, la que tuvo el privilegio de haber contado con un profesional destacado, quien años antes en 1945, había descubierto petróleo en Tierra del Fuego, junto a un equipo de técnicos trabajando para Corfo. Así fue como después nació ENAP. En 1950 fue designado gerente de producción de la Empresa Nacional de Petróleos.       


              Llegó a Penco junto con su familia en 1955. Era ingeniero en minas con cursos de perfeccionamiento en Estados Unidos. En 1964 el Presidente Frei Montalva lo nombró ministro de minería. Desde ese cargo aprobó la Ley de Chilenización del Cobre y la creación de empresas mixtas para la minería.

          Sin embargo, fueron sus grandes dotes de arquero que lo llevaron a quedar grabado en la memoria del fútbol chileno y especialmente de los chunchos azules. Debemos recordar que fue campeón con la U en 1940. Fue aquella la primera estrella del bulla. En 1939 integró la selección chilena en el sudamericano de Lima. Ahora sabemos que pasó por Penco don Eduardo Simián Gallet, ex ministro de estado e ídolo deportivo.


Saturday, November 07, 2020

SI EN ESPAÑA FRANCISCO PLATKO FUE UN POEMA, EN PENCO SE CONVIRTIÓ EN UN MITO


 
Despejar la incógnita si Platko entrenó en Penco, ésa era la tarea. La duda me la planteó Abel Soto y comenzamos a buscar certidumbres. ¿Ese director técnico estuvo acá o simplemente no?

        En distintos lugares de Chile todavía hay quienes recuerdan el nombre del jugador de fútbol y director técnico húngaro Francisco Platko (Ferenc Plattkó, Budapest, 1898- Santiago 1983). Y la memoria tiene sentido por el curriculum: Platko fue un ex arquero de Barcelona en los años 20, ex DT en los 40 de Colo-Colo, River Plate, Boca Juniors; en los 60 de Wanderers y San Luis... Y en Penco también dirigió, por breve tiempo, al Coquimbo de la Refinería en 1954 cuando el cuadro azucarero competía en el Campeonato Regional. Y eso lo publicaron en la revista Pan de Azúcar. Aunque fue así, hay voces hoy en dia que no lo ratifican, dudan.    

      Julio Piñero, hijo de Manuel Piñero, ex jugador del Coquimbo ese año nos dice: «Nunca mi padre me dijo o me comentó que Platko entrenaba en Penco. Él me habría dado alguna referencia, porque Platko era una estrella mundial del fútbol. No pasaba inadvertido». En cambio, Fernando Castro, hijo del fallecido ex jugador del mismo nombre, quien también integrara el Coquimbo luego de defender a Magallanes, afirma que Platko efectivamente estuvo en Penco para entregar orientaciones técnicas al equipo refinero y que permaneció más tiempo que el acordado en principio. “Mi padre nos decía que su entranador era el gringo Platko, como lo llamaban”, recuerda Fernando Castro hijo. Abel Soto buscó otros testimonios. Conversó con Eduardo Villegas, cuyo padre defendió al equipo refinero. Y la respuesta fue afirmativa, Platko estuvo aquí.      

          El ex vecino Penco, jugador aficionado de fútbol y compadre de Julio Piñero, Guillermo Memo Cartes pone el asunto en perspectiva: «A mi no me extrañaría que Platko haya dirigido en Penco, porque en esos años el fútbol era distinto y sus protagonistas también. Eran tiempos en que jugadores y técnicos no eran tan materialistas como ahora, había mucha pasión y amor por el deporte, en ese sentido no dudo que Platko haya estado dirigiendo en la cancha de la Refinería. Penco era atractivo para el fútbol por sus industrias, sus clubes, por el campeonato. Llegaban jugadores de renombre. Baste recordar a Mario Lorca, Pedro Flores, Pedro Caniulao, Manuel Piñero y otros. ¿Por qué no Platko?». Memo Cartes es amante del fútbol. En su juventud fue un excelente medio campista, muy técnico. Audax Italiano y Unión Española quisieron incorporarlo. Entre tanto, José Chico Pérez, ex jugador del Coquimbo Crav, muy posterior a los tiempos de Platko, dijo no tener referencias sobre el fugaz paso de ese técnico por el club.

         Estuvo en Penco por una temporada breve, quedan aún testigos directos de su presencia acá. Pero, la creencia popular de su estada de la certeza pasó a la duda, si Platko vino realmente o si sólo fue un decir y ahora un mito urbano. Así son las realidades en este mundo, todo tiende a irse al olvido, algún día los pencones se preguntarán qué cosa fue Coquimbo Crav o incluso qué cosa fue la Refinería.

         Aparte de sus virtudes como arquero de lujo, Ferenc Platko o Francisco Platko fue inmortalizado por el poeta español Rafael Alberti con una oda maravillosa. La creó, luego de un partido épico en la que el guardavallas entregó la vida para darle el título al Barcelona. Lo patearon en el suelo, la sangre saltó lejos, lo vendaron y regresó al campo. Pero, la llave de oro que él puso al candado de su arco se tronchó. Los sentidos versos de Alberti los reproducimos a continuación:

ODA A PLATKO, Rafael Alberti

Ni el mar, que frente a ti saltaba sin poder defenderte.

Ni la lluvia. Ni el viento, que era el que más rugía.

Ni el mar, ni el viento, Platko,

rubio Platko de sangre,

guardameta en el polvo,

pararrayos.

No nadie, nadie, nadie.

Camisetas azules y blancas, sobre el aire.

camisetas reales,contrarias, contra ti,

volando y arrastrándote.

Platko, Platko lejano,

rubio Platko tronchado,

tigre ardiente en la yerba de otro país.

¡ Tú, llave, Platko, tu llave rota,

llave áurea caída ante el pórtico áureo !

No nadie, nadie, nadie,

nadie se olvida, Platko.

Volvió su espalda al cielo.

Camisetas azules y granas flamearon,

apagadas sin viento.

El mar, vueltos los ojos,

se tumbó y nada dijo.

Sangrando en los ojales,

sangrando por ti, Platko,

por ti, sangre de Hungría,

sin tu sangre, tu impulso, tu parada, tu salto

temieron las insignias.

No nadie, Platko, nadie,

nadie se olvida.

Fue la vuelta del mar.

Fueron diez rápidas banderas

incendiadas sin freno.

Fue la vuelta del viento.

La vuelta al corazón de la esperanza.

Fue tu vuelta.

Azul heróico y grana,

mando el aire en las venas.

Alas, alas celestes y blancas,

rotas alas, combatidas, sin plumas,

escalaron la yerba.

Y el aire tuvo piernas,

tronco, brazos, cabeza.

¡ Y todo por ti, Platko,

rubio Platko de Hungría !

Y en tu honor, por tu vuelta,

porque volviste el pulso perdido a la pelea,

en el arco contrario al viento abrió una brecha.

nadie, nadie se olvida.

El cielo, el mar, la lluvia lo recuerdan.

Las insignias.

Las doradas insignias, flores de los ojales,

cerradas, por ti abiertas.

No nadie, nadie, nadie,

nadie se olvida, Platko.

Ni el final: tu salida,

oso rubio de sangre,

desmayada bandera en hombros por el campo.

¡ Oh, Platko, Platko, Platko

tú, tan lejos de Hungría !

¿ Qué mar hubiera sido capaz de no llorarte ?

Nadie, nadie se olvida,

no, nadie, nadie, nadie.


Monday, November 02, 2020

EX VECINO DE PENCO ESTUVO A LAS ÓRDENES DEL LEGENDARIO ALMIRANTE ALEMÁN MAXIMILIAN VON SPEE

NOTA DE LA EDITORIAL: Hemos tomado este texto de una publicación de prensa de 1951. Menciona un curioso episodio de negocios, guerra y diplomacia ocurrido en nuestra Isla de Pascua en 1914. Fue escrito por Herrman Ried, gobernador militar de ese territorio entre 1941-1942 y es el capítulo de un libro suyo no publicado. Uno de los marineros del Dresden, buque citado en este relato, que integraba la escuadra del almirante Von Spee, se convertiría después en un conocido vecino de Penco, don Christian Koch.

             «El lunes 12 de octubre de 1914 se esparció rápidamente por todos los ámbitos de Pascua la sensacional noticia de que varios buques, cuyas siluetas aun no se percibían con claridad, se aproximaban a la isla. Como de costumbre, los nativos haciendo demostraciones de inmenso júbilo, se aglomeraron en las vecindades del fondeadero y sin hacer caso a las enérgicas y terminantes órdenes de la autoridad marítima se prepararon para llegar hasta los barcos tan pronto les fuera posible en demanda de dádivas y cambalaches.

         «Varios buques perfilándose en el horizonte y los catalejos permitieron pronto ver una flota compuesta de naves de guerra. En perfecto orden de formación entró esa escuadra a la bahía de Hanga Roa donde luego fondeó con la bandera alemana imperial a popa de cada una de sus unidades.

         «Cundió la alegría casi frenética de los pascuenses cuando la banda del buque insignia atronó los aires con los acordes vibrantes de marchas militares pero muy luego la decepción abatió los ánimos al ver que la entrada a bordo les estaba severamente prohibida.

       «Según el registro oficial los buques fueron los siguientes: el Schanhorst de 11.420 toneladas; el Gneisenau y su gemelo el Bremen; el Nuremberg y el Dresden más siete transportes que no es del caso mencionar.

      «El registro oficial agrega lacónicamente: «No dieron datos sobre la guerra».

     «Casi todos estos buques estaban dispersos en aguas del Pacífico, pero al llamado del almirante Von Spee se dieron rendez vous en la Isla de Pascua. Los dos primeros mencionados venían del Japón; el Nuremberg y el Leipzig de las costas de México y el Dresden del Atlántico Sur ₁.

         «Según las más fidedignas versiones y como es lógico suponer, en la isla nadie sabía nada acerca de la guerra (la I Guerra Mundial) lo cual favoreció la reunión hábilmente preparada por el almirante alemán. La autoridad marítima chilena también aseveró lo mismo, pero es sugestivo que en el registro oficial de entrada de naves aparezca la anotación a que ya hemos hecho referencia, siendo lo más probable que haya sido estampada con posterioridad.

       «Al decir de los testigos presenciales que hemos conocido, el amirante Von Spee recibió con la mayor cordialidad al administrador de la compañía (Williamson Balfour & Cia.) con quien pronto entró en negociaciones encaminadas a adquirir gran número de vacunos. Tanto el precio que se convino como la cantidad de reses significaron un pingüe negocio para el vendedor y apoderado mister Edmonds, quien satisfecho y contento, se esmeró en dar plena satisfacción a su desprendido y generoso comprador.

       «Al terminar esta negociación el ladino almirante alemán propuso dos fórmulas de pago. La primera en oro esterlino efectivo y la segunda en letras bancarias. Estas fueron pagadas después por el banco alemán Transatlántico de Valparaíso, no sin que esta operación le acarreara gravísimas molestias que trascendieron hasta el Parlamento británico. La venta aludida ascendió a mil libras esterlinas, que en mala hora, el administrador no quiso aceptar en rutilantes monedas de oro.

       «Entre tanto los isleños se vieron profundamente defraudados, ya que si se les prohibió subir a bordo, también a las tripulaciones se les prohibió bajar a tierra.

          «De pronto, sin embargo, las cosas cambiaron de faz como por encanto: grandes piños de gordos vacunos comenzaron a ser arreados hasta las proximidades del punto de embarque y en breve tiempo ese lugar se convirtió en un enorme matadero. Caían las reses una tras otras, bajo la acción violenta y certera de afilados cuchillos, luego se las despostó, pero ante el asombro enorme de los nativos, se vio un ventrudo alemán que estaba a cargo de la romana de peso que solo apartaba las partes carnosas y tiraba los restos: cabezas, cueros, huesos, colas, entrañas y demás menudancias por todos los contornos de la ensangrentada playa.

       «No se hicieron esperar mucho nuestros hermanos pascuenses en quienes pareció revivir algún instinto ancestral ya que pronto, con el beneplácito del barrigudo germano, limpiaron materialmente cual aves de rapiña el ensangrentado escenario, arrastrando presurosos hacia sus cuevas todo aquel promisorio despojo. Muy luego dispersas columnas de humo hicieron comprender que esa noche de festín los pascuenses no pasarían hambre.

       «Los sobrevivientes de aquella matanza con sonrisa de gratitud repiten: "Muy buenos los 'alimanes' nos dieron muchos cueros y mucha “comía”, mucha 'comía'".

      «Provisionados los buques y listos para zarpar, el señor Edmonds fue a bordo del buque insignia para despedirse de Von Spee, brindando ambos personajes por la cordialidad y la buena amistad que existía entre sus respectivas patrias.

      «Al darse la señal de zarpar el almirante alemán acompañó lleno de cortesía hasta la escala a su huésped británico y, en el momento preciso de la despedida, estrechándole fuertemente la mano, en correcto inglés le dijo: "Muy bien mi amigo Edmonds, desde este instante somos irreconciliables enemigos, porque ha de saber usted que mi patria está en guerra con la suya y ¡goog bye!".

       «La escuadra alemana abandonó Hanga Roa el 18 de octubre de 1914, para fondear triunfadora después de la batalla de Coronel en Valparaíso y luego sucumbir algún tiempo más tarde en la batalla de las Malvinas, de donde escapó solamente el Dresden, que fue echado a pique posteriormente mientras se hallaba anclado en la bahía de Cumberland, en Juan Fernández».

----

Manuel Suárez, ex vecino del señor Koch en Penco y con quien conversó muchas veces, nos da una precisión respecto de la procedencia del Dresden cuando los buques fueron convocados por el almirante Von Spee. El Dresden zarpó desde el puerto de Tampico, en la costa occidental de México, porque el gobierno de Berlín lo había destinado a una misión de rescate de ciudadanos alemanes amenazados por un conflicto en ese país (revolución). Así entonces ese buque, que después fue hundido por su tripulación en la bahía Cumberland en el archipiélago de Juan Fernández asediado por naves británicas, no procedía de las Malvinas como lo afirma equivocadamente en su narración el señor Herman Ried. El Dresden zarpó desde México para su encuentro con la nave insignia de Von Spee. El almirante alemán murió en combate junto a sus dos hijos ese mismo año, en la batalla de Las Malvinas frente a una flota inglesa, al mando del vice almirante Frederick Doveton Sturdee el 8 de diciembre de 1914. Von Spee tenía 53 años.



Thursday, October 29, 2020

ACERCA DE LA ISTORIA I LA JEOGRAFÍA DE PENCO

 NOTA DE LA EDITORIAL: El título de este texto se ajusta a la ortografía chilena propuesta por Andrés Bello y que fue reemplazada por la ortografía de RAE  en el siglo pasado. El llamado no se relaciona ni con la historia ni con la geografía pencona, sino con esa ortografía que un día fue nuestra.

       Independiente de la Real Academia Española de la lengua, Chile tuvo su propia ortografía entre 1844 y 1927, o sea, durante 83 años. La ortografía chilena se sustentó en la propuesta del gramático venezolano Andrés Bello. Pretendió que un signo tuviera un solo sonido y que un sonido se correspondiera con un solo signo. De esta manera el español debería ser más simple, pero Bello se preocupó también de causar los menores problemas posibles. Publicó sus propuestas en 1823 en un artículo que firmó junto con Juan García del Río, un escritor colombiano, quien al igual de don Andrés, se había establecido en Santiago de Chile. El artículo, publicado en una revista especializada en Londres, se titulaba Indicaciones sobre la Conveniencia de Simplificar i Unificar la Ortografía en América.

       Para evitar problemas, como decíamos, los cambios se harían en dos fases. Y comenzó por la jota (J), las otras dos que sonaban igual, es decir, la x (Texas, México) y la g (de general, por ejemplo) fueron marginadas de ese sonido. Sólo valía la jota para todas las palabras que la usaran. O sea: jarabe, jente, jeneral y jirar.

        La letra y griega o ye: la norma de Andrés Bello decía que si esa letra suena como i, vamos a escribirla como i. Fuera la y cuando tenga ese uso. Ejemplos: pan i vino, lei. Desaparece la h, así el sustantivo hombre pasa a escribirse ombre. La h solo subsiste cuando se combine con la c: ch. Otro cambio, se usarán dos rr siempre: ejemplo: rrosa, Isrrael, alrrededor, enrredar. Veamos otro caso: la c cuando suena como z, se cambia a z. Ejemplo cedro se modifica a zedro. La q irá sin la compañía de la u muda. Va sola, ejemplo qe.

      La reforma tenía una segunda fase. Aquí entra el cambio del sonido de la c. Como ya se dijo que ese valor era para la q, cariño pasa a escribirse qariño. La u ya fue sacada de qe, qien, etc. Ahora sacan la u de la combinación gu. La g se pronuncia suave y no hay confusión: gerra, giso, ginda, Migel.

       Estos cambios se convirtieron en la nueva ortografía de Chile en 1944. Pero, ese mismo año en España, la reina Isabel II emitió una real orden que convertía en obligatoria la ortografía de la RAE, porque hasta entonces la ortografía de la Real Academia no era oficial. Pero, Chile siguió adelante con su independencia de la lengua.          Decía el Tratado Ortográfico de don Andrés Bello: «1.a Caminar hacia la perfección del alfabeto, que consiste, como todos saben, en que cada sonido elemental se represente exclusivamente por una sola letra. 2.a Suprimir toda letra que no represente o contribuya a representar un sonido. 3.a No dar por ahora a ninguna letra o combinación de letras un valor diferente del que hoi día se les da comunmente en la escritura de los países castellanos. 4.a No introducir gran número de reformas a un tiempo».

      Ese mismo año de 1844 el ministro de Educación, escritor y ex alumno de Andrés Bello, José Victorino Lastarra escribió un discurso, del que transcribimos un segmento que se ajusta a las propuestas de la nueva otografía chilena:

«Yo e tenido la onrra de ser designado para llenar ahora uno de los mas importantes deberes qe la lei impone a esta ilustre corporacion, tal como el de representar una memoria sobre alguno de los echos notables de la istoria de Chile, apoyando los pormenores istóricos en documentos auténticos i desenvolviendo su carácter i consecuencias con imparcialidad i verdad […] La historia es para los pueblos lo qe es para el ombre su esperiencia particular: tal como este prosigue su carrera de perfección, apelando siempre a sus recuerdos, a las verdades qe le a echo concebir su propia sensibilidad, a las observaciones qe le sujieren los echos qe le rodean desde su infancia, la sociedad debe igualmente en las diversas epocas de su vida, acudir a la historia, en qe se alla consignada la especiencia de todo el jénero umano, a ese gran espejo de los tiempos, para iluminarse en sus reflejos». (José Victorino Lastarria, Discursos Académicos, Santiago, Imprenta del Siglo, 1844).₂

Este esfuerzo ortográfico chileno, sin embargo, fue decayendo poco a poco, con la salvedad del uso de la jota y de la i: jeneral, jirar, jendarmería, mui, buei, i. Sin embargo, en 1927 el gobierno optó por adherir a las normas de la RAE para no quedar afuera del sistema de los países hispanohablantes.

-------

₁ La Biblioteca Americana o Miscelánea de Literatura, Artes y Ciencias (Londres).

₂  Este  texto es una transcripción aproximada de un video de youtube https://www.youtube.com/watch?v=31XXQSMK08o      de propiedad de blog de lenguas.



Friday, October 16, 2020

A PUNTO DE CUMPLIR 100 AÑOS, LOS PRIMEROS REGISTROS DEL COQUIMBO CRAV DE PENCO

        En 1970 terminó el Campeonato Regional de Fútbol, que se inició en 1949, luego que se retiraran de la competencia para incorporarse al torneo nacional los clubes grandes de la zona. En los 21 años que duró el campeonato Coquimbo CRAV de Penco obtuvo cuatro veces el título. 

          El año 71 ya quedaban muy pocos clubes con buenos equipos como para mantener el torneo similar a los años pasados y los programas competitivos se fueron debilitando hasta desaparecer. En ese escenario histórico clausuró Coquimbo CRAV. Y seis años después del término del Campeonato Regional, la Refinería CRAV terminó también sus operaciones en Penco, dejando sin empleo a 336 trabajadores. Al día de hoy, los registros de las actividades futbolísticas al alero de la empresa azucarera ya cumplen casi cien años. Con el apoyo de material de archivo de Abel Soto, hemos reconstruido visualmente los años más espledorosos del recordado equipo pencón. 

FORMACIONES EN LA HISTORIA:


ARRIBA: Roberto Sánchez, Carlos Ortega, Mario Zúñiga, Roberto Chueco Pardo, Víctor Neira y José Chico Pérez. ABAJO: Juan Marín, Jorge Albornoz, Carlos Perla Reyes, Eduardo Villegas y Mario Pérez.


Mario Zúñiga, José Chico Pérez, Hugo Palanca Avendaño, José Vial, Roberto Chueco Pardo, Pedro Perro Vergara, Víctor Flaco Sepúlveda, Santiago Chaguito Nova, Mario Zorro Vidal, Luis Che Reyes, Danilo Inostroza.


ARRIBA, de izquierda a derecha: El equipo Héctor Pardo, Rubén Valenzuela, Manuel Salgado, Benigno Varela, Abundio Valderrama, Alfonso Navarro, Julio Alarcón, Carlos Vidal, Francisco Gómez, José San Martín y Máximo Garay (DT). ABAJO: Guillermo Flores, Heriberto Villegas, Guillermo Maldonado, Juan Sánchez, Edgardo Gamonal, Eduardo Sandoval, Víctor Montecinos y Luis Burgos.

19 de noviembre de 1939: (Campeón al vencer 8-1 a Victoria de Chile en Collao). ARRIBA: Alfonso Olave (presidente), Florentino Mendoza, Pedro Moraga, Luis “Tani” Mendoza, Efraín Maldonado (secretario), Héctor Toledo, Alfonso Navarro, Héctor Pardo y Víctor Salgado (director). ABAJO: Humberto González (Peter Johnson), Genaro Eriz, Eulogio Mora, Carlos Varela, Osvaldo Alarcón y Luis Burgos.





Coquimbo CRAV en 1924: DE PIE: Francisco Gómez, Efraín Maldonado, y Roberto Eriz; LINEA INTERMEDIA: Amador Pardo, Arturo Campos, Ascanio Bain; ABAJO: Ruperto Mella, Luis Aguayo, Armando Salgado, Guillermo Luengo y René Martínez.

Thursday, October 15, 2020

LA SOCIEDAD DE HISTORIA DESAPRUEBA AGRESIVO PROYECTO MINERO

 

"El medio ambiente es un bien colectivo, patrimonio de toda la humanidad y responsabilidad de todos. Quien se apropia algo es sólo para administrarlo en bien de todos. Si no lo hacemos, cargamos sobre la conciencia el peso de negar la existencia de los otros" Papa Francisco.- Encíclica "Laudato Sí", Mayo de 2015.-


Porque nuestro desafío permanente ha sido el estudio y difusión del pasado, entendido como una sólida base de construcción de un presente y futuro prospero, es que la Sociedad de Historia de Penco, por medio de presente declaración desea manifestar en forma pública su opinión, respecto del riesgo latente al que nuestro territorio comunal se ha visto enfrentado los últimos años, producto de las presentaciones de diversos megaproyectos energéticos y extractivos, que han debido dar marcha atrás o retrasarse, por entrar en disonancia con el natural destino habitacional, turístico y patrimonial de nuestra ciudad y su entorno. 

Ante todo subrayar que en los estatutos fundacionales de nuestra institución, en el Art. 2°, declaramos nuestros 5 objetivos prioritarios, uno de los cuales enfatiza lo siguiente: 

c) Contribuir a la preservación del patrimonio histórico, natural, arqueológico, urbanístico y cultural de Penco. 

Por tanto, la Sociedad de Historia de Penco, ratifica que desde los mismos orígenes de ella, hace casi ya una década, ha estado presente como uno de sus lineamientos la defensa del patrimonio de todo carácter, siendo el natural o medioambiental, absolutamente fundamental para lograr un desarrollo armónico, sostenido y sostenible de Penco, nuestras vecinas, nuestros vecinos, y por sobre todo de las generaciones futuras, que esperan de nosotros heredarles un ecosistema de crecimiento y progreso, incluso mejor que al que hemos tenido acceso las actuales y pasadas generaciones. 

En nuestros distintos espacios de divulgación, de interacción con la comunidad, ya sea a través de programas de radio, en conversatorios, charlas, en redes sociales, nos hemos pronunciado respecto a la fragilidad de nuestro medioambiente, frente a la intervención desproporcionada e irresponsable del ser humano. 

Y en ello, también denunciamos todo maltrato ambiental, desde lo más elemental como es convertir espacios naturales, como bosques y humedales, en superficies para microbasurales. En esto, casos críticos y vergonzosos son los del camino costero hacia Cosmito, y el camino rural hacia Primer Agua. Probablemente la expresión "micro" ya este desfasada de la realidad, porque en ambos sectores, la extensión del vertimiento de desechos es abrumadora. A nivel urbano, también se han ido malformando estas áreas, reiteramos, generadas por personas que aún no comprenden que en el corto plazo significan un autodaño. El efecto nocivo para la salud física y mental de convivir en esos entornos, perjudica también a quienes los han ido haciendo parte de su cotidiano transitar, naturalizando su existencia.

Hemos querido referirnos primeramente a este aspecto del daño ecológico, para no perder de vista que no sólo las grandes empresas, o los grandes inversionistas deben ser objeto de la censura pública, cuando transgreden en bien vivir, las normas sociales o las leyes; sino que también las personas que se apropian de los espacios de todas y todos, del medioambiente de otros, para verter desperdicios, ya sea por comodidad o una economía mal entendida. Así como ponemos la mirada sobre lo que pueda suceder con nuestros entornos periféricos, también es nuestro menester levantar la voz por el maltrato a nuestra ciudad, al interior de ella misma, a sus calles, barrios y poblaciones. Avancemos a la ciudad limpia, ecológica y sustentable con la que todas y todos soñamos. 

En lo puntual, frente a la potencial instalación de una faena minera de extracción de tierras raras (Biolantánidos), desde que el proyecto en cuestión comenzó a ser vagamente conocido por la opinión pública, por informaciones de prensa, primero como una valorable investigación de carácter científica, respaldada por Corfo y la UdeC, hasta que pasó a una segunda etapa de presentarse como un proyecto de extracción a gran escala; nuestra institución ha estado alerta en socializar el conflicto que se presenta entre una explotación minera en los cerros de Penco, respecto a nuestra vocación de ciudad no industrial; muy por el contrario, proyectada en base a nuestros recursos naturales renovables. 

En el marco de las exigencias que el Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) le impone a todo proyecto, de presentar a la comunidad el desarrollo del mismo, la Sociedad de Historia de Penco se hizo presente en las dos instancias que se dieron, y en ambas, se indicó a los representantes de la empresa, dos puntos que a nuestro parecer eran (y son) de la mayor gravedad: que los tonelajes en el movimiento de tierras (240 toneladas por hora) era un volumen insostenible ecológicamente, al igual que los metros cúbicos por segundo pedidos para el uso del agua de los esteros "Penco" y "El Cabrito", que pondrían en riesgo el caudal mínimo que ambos esteros requieren para preservar su ecosistema. 

Estamos atentos a que éstas, como las múltiples observaciones que otras personas y organizaciones hicieron, sean satisfactoriamente resueltas por el titular del proyecto. Y en ello no nos referimos a que la respuesta sea bien redactada o entendible; sino que lo observado sea notablemente modificado para de ninguna manera afectar lo que ya hemos señalado como sagrado, nuestro patrimonio natural. 

Por lo mismo, entendemos que si muchas de las variables del proyecto no son modificables, sencillamente entonces, dicho proyecto termina siendo inviable, particularmente desde punto de vista de su rentabilidad social; concepto por el que abogamos para que en lo sucesivo sea parte de los requerimientos a los proyectos de este tipo, que suponen una inocuidad ambiental, difícil de sostener al interactuar con los recursos naturales propios de la comunidad. 

Hacemos uso de esta tribuna, para hacer un llamado al mundo empresarial a dar de aquí en adelante una nueva mirada a las relaciones con las comunidades, en donde avalúen establecer sus proyectos. 

Los casos que Penco ha conocido, termoeléctrica, gaseoducto y ahora la minera; han carecido de la empatía mínima para relacionarse de forma considerada con nosotros, las vecinas y los vecinos de Penco, nuestras organizaciones e instituciones. Se nos ha visto como sujetos pasivos, que debemos entrar en una lógica de autodefensa frente a lo desconocido. Se nos invita a conocer de tal o cual proyecto (por requerimiento del SEIA), cuando éste ya está avanzado, cuando sería de toda sensatez y respeto, establecer vínculos comunitarios, como parte del trabajo base y previo de un proyecto cualquiera. 

Por tanto, no se puede pretender tener una relación armónica con quien llega a una casa ajena y actúa en ella sin los modales mínimos de cortesía. Ese es un cambio urgente y necesario que no sólo Penco necesita, sino que aplica para todo nuestro país. 

En ese sentido, y porque la historia nos permite evaluar el presente y construir futuro, con los fundamentos de los hechos ya pasados, preguntamos: ¿Cuáles fueron las relaciones previas que tuvieron las comunidades de zonas, que hoy son llamadas de sacrificio, con las empresas que a la fecha están allí instaladas?

Queremos una comuna, un país desarrollado; pero con beneficios reales y directos para quienes habitan los territorios, beneficios proporcionalmente mayores, a los costos mitigados que se puedan generar, con involucramiento y competencia de las comunidades locales. Las confianzas no se imponen, se construyen. Esa sea una tarea y desafío para las nuevas inversiones que tengan a Penco como protagonista. Antes de cerrar estas líneas, y a modo de resumen de las mismas, consistente con todo lo ya argumentado, reiteramos que en el punto contingente que motiva esta declaración, la Sociedad de Historia de Penco plantea su más absoluto RECHAZO al Proyecto Biolantánidos. Fraternalmente, En nombre de las socias y los socios de la Sociedad de Historia de Penco,


Wednesday, October 07, 2020

EL ALCALDE DE PENCO DIJO SU VERDAD SOBRE LA MINERA DE TIERRAS RARAS

 

     Una «cuña» (un segmento editado de afirmación) tiene vigencia mientras los contextos no cambien, pero cuando cambian para mal, la afirmación pierde su significado. Igualmente hay que tener en cuenta que la cuña (registrada y grabada) sirve a otros para sus fines como, por ejemplo, confundir, para mentir. Es lo que le ocurrió al alcalde Figueroa, quien dio un testimonio en 2015 para la televisión sobre la minera de biolantánidos que propone explotar tierras raras en cerros de Penco. El alcalde dijo lo que dijo, luego que esa vez la empresa informara a las autoridades abundando acerca de todas las virtudes de la extracción de ese mineral. Por ejemplo, que iba a crear empleos para 700 personas de la comuna, que no usaría agua porque emplearía métodos de centrifugación, que no sería hostil al medio ambiente, etcétera. Pero, esas seguridades resultaron falsas cuando se conoció el proyecto real a fines del 2018. No serían 700 empleos, sino menos de 100, sí usaría aguas de los afluentes del estero Penco y sí penetraría bosques nativos. En consecuencia, las condiciones cambiaron para mal. Por eso, menos de un mes después, en enero de 2019, sintiéndose traicionado, el alcalde Figueroa presentó sus objeciones a la intendencia del Biobío, las que están contenidas en el oficio 103. Así las cosas, la cuña original que data del 2015 quedó invalidada. Sin embargo, apoyadores de la minera la hacen circular por redes sociales como si fuera de ayer, o sea, vigente. Además la interpretan como una aprobación al igual que el oficio 103 para quienes no lo conocen. Acción maliciosa.

             En un streaming de anoche por FB que duró una hora y diez minutos y que tuvo una audiencia promedio de 2.200 visitas, el alcalde entregó una información cronológica de este asunto. Lo siguiente es a modo de resumen. Dijo Figueroa: «La primera vez que oí de esto fue el 2013. Después, la empresa, la Corfo y la U de Concepción invitaron a las autoridades regionales y a nosotros al lugar para informarnos del proyecto y de la construcción de una planta piloto para extracción de tierras raras». En la ocasión empresa privada les dijo de los cuidados con el entorno, del uso de nuevas tecnologías mineras y del empleo de gente de Penco. «Pero, después, lo que decía el proyecto no era lo mismo», expresó el alcalde en el streaming. Y al mismo tiempo lamentó que ningún concejal pencón, luego de conocerse el texto minero, hiciera observaciones, y tampoco nadie del mundo político, donde 22 autoridades de este tipo representan a la comunidad. Sin embargo, preocupados por los efectos nocivos, organizaciones sociales y pesonas particulares, en un número de 174, presentaron quejas y dudas, las que deberán ser respondidas por la minera.

       Quienes aprueban o rechazan un proyecto de esta envergadura son el intendente regional y los once seremis luego de atender las observaciones y las respuestas a cada una de ellas. En el caso de este proyecto la decisión se tomará a fines del 2021. «Los alcaldes no tenemos nada que ver en esa decisión», dijo Figueroa. Aparte de otros detalles, el alcalde entregó seguridades a la cooperativa Jaime Lea Plaza de Lirquén en orden a que su agua está asegurada por derecho inscrito en el Conservador de Bienes Raíces de Penco. Por último Figueroa dijo que las fotos de explotación minera que circulan por redes sociales son noticia falsa, porque son imágenes antiguas, puesto que la planta piloto fue desmantelada. Por el momento y hasta que el proyecto no se apruebe no habrá faenas de explotación y menos si se rechaza.