Tuesday, March 04, 2008

UN RESTAURANT DE PENCO CON VISTA PRIVILEGIADA

Zulema Montanares.


               Doña Zulema Montanares tiene un restaurant, a 4 kilómetros de Penco, por el camino de Villarrica a Primer Agua y, les aseguro de partida, que en su local vende el pan amasado más rico que usted pueda encontrar en Penco o Lirquén.

El recinto está ubicado en una explanada con una excelente vista a la bahía. Dispone de una gran galería hacia el poniente, lo que facilita permite la visión del panorama, aparte de degustar ricos platos, mayormente carne de res o cerdo, asada en horno de barro y frente a los ojos del cliente.

El restaurant de Zulema dispone de buenos espacios para estacionar y junto a la casona hay una enorme piscina con pérgolas para pasar una agradable tarde de descanso.

Zulema, natural de Cerro Verde Bajo, es una mujer de personalidad fuerte, pero afable y disfruta de la conversación con la clientela. No faltan las historias penconas, de Cerro Verde o Lirquén que salen a la palestra. Y, en ellas, ciertamente, personajes vivos o ausentes.

En mi conversación con ella salió el nombre de Mister Campbell, un educador que enderezó a la juventud de Cerro Verde en los cincuenta y los sesenta. El colegio más importante de esa caleta hoy lleva su nombre, merecidamente.

Otro nombre fue el de Edmundo Valencia un conocido comerciante cerroverdino, en cuyo negocio, situado en la calle principal, vendía desde olletas de fierro fundido hasta finos caramelos.

Por último doña Zulema recordó a la familia Pradenas, que tenía un hermoso huerto familiar en los faldeos de Cerro Verde Alto junto a la línea del ferrocarril. Todos los cerroverdinos recordarán aun las frescas y deliciosas lechugas regadas con agua de pozo. A Penco también llegaban las hortalizas cultivadas en el huerto de los Pradenas.

Como añadido, Zulema nos pidió que por este blog le hiciéramos publicidad a su restaurant. La despedida fue con brindis: un sabroso y refrescante borgoña de frutillas (muy penconas) en vino tinto pipeño.

Salud, Zulema por las atenciones, los recuerdos y la cordialidad muy de los cerroverdinos.
Muchas gracias.
Obviamente, todos los pencones y los penquistas están invitados.

1 comment:

perrol said...

El dia Domingo 9, producto de este blog, nos decidimos, junto a mi esposa, hijo, nuera y nieto, hacer una visita a la señora Zulema. Efectivo lo manifestado, una vista maravillosa, el lugar idem, pero la cocina, la atencion, los platos y los precios; mejor aun. Tengo autoridad para opinar pues estoy en el rubro. A quienes deseen y puedan se los recomiendo. Palabra de ferretero, perdon palabra de cocinero.