Wednesday, April 08, 2009

¿POR QUÉ NO CUIDAMOS PLAYA NEGRA?

Por nuestro corresponsal en Penco



Las fotografías muestran el evidente propósito por modificar la condición natural del suelo, en el sector de la desembocadura del Andalién. Allí se depositaron materiales para levantar el nivel cubriendo los humedales que se han formado con el paso de los años. Esos pantanos son el refugio de un rica fauna local y lugar de reaprovisionamiento de especies migratorias.
Este territorio, tan favorable para la vida silvestre y el medio ambiente, se ve menoscabado por aquellas ideas que buscan la rentabilidad usando la aplanadora. Las iniciativas detrás de un proyecto fabril tampoco han guardado respeto por la playa. Simplemente se ha arrojado material pétreo en una amplia superficie de la arena con el fin de hacerla desaparecer, ganar superficie y darle un destino rentable a ese suelo artificial. Sin duda, dejarlo apto para instalar una industria.
Estas imágenes que nos hizo llegar un corresponsal nos hablan de una actitud que no tiene freno ni consideración con la vida silvestre y la calidad del entorno que la Naturaleza le regaló a los pencones.

1 comment:

Augusto said...

Estimado Periodista:
No hay legislación que impida esa acción delictual contra la Naturaleza en Penco ?
Si no la hay, donde están los legisladores ?
Y si la hay, donde están las autoridades ?
Por lo que se sabe, en latitudes con un mínimo de civilización, existe una franja terrestre, cerca de ríos y mares, que es considerada área pública (en algunos países es considerada área "de Marina", fiscalizada por la Armada).
Si así fuese en Penco, no podría llegar cualquier hijo de vecino, metido a "emprendedor" para apropiarse de áreas públicas y destruír la Naturaleza, porque estaría sometido a pena de multas muy pesadas, además de recuperación de las áreas destruídas, y hasta merecida cárcel por ese vandalismo ambiental.