Saturday, February 27, 2016

EN PENCO HABÍA QUÍMICOS Y "QUÍMICOS"


Imagen referencial tomada de internet.
Los químicos profesionales gozaron de gran prestigio en Penco, en especial por el complejo campo de su desempeño. Trabajaban en un área desconocida para el común de la gente. Ellos manejaban elementos para la obtención de compuestos, hacían mezclas. Los químicos tenían las claves del sabor, sabían cómo darle el toque oculto a los productos que salían de las fábricas. En Fanaloza, por ejemplo, manejaban los colores de la loza, sabían preparar los barnices. Nombres influyentes en este campo fueron Juan Arroyo Menke, Fernando Pulgar Ávalos. En la Refinería había otros que se desempeñaban en los laboratorios. Lo misterioso de sus especialidades salía a la luz con admiración en las conversaciones en las casas penconas.
 
Esos químicos de bajo perfil eran reconocidos por su trabajo, por ser hombres estudiosos, por los resultados que obtenían, por su calidad de personas.
 
Pero… pero, había otros "químicos" que no tenían título profesional pero que la gente igualmente los identificaba como tales. Se formaban observando a los demás y probando. Aquellos químicos con minúscula no ensayaban en laboratorios, trabajaban en las bodegas de vino. Su labor la cumplían de noche y consistía en hacer mezclas entre los contenidos de distintas pipas (barricas). Su mayor reto: salvar los vinos propensos a avinagrarse. Y para eso recurrían al uso de sales que resultan de la combustión de minerales con el azufre: el metasulfito de sodio, por ejemplo. Sacaban el compuesto de paquetes, lo echaban con cuchara a un recipiente y lo disolvían en agua tibia, cuando los gránulos con apariencia de sal de mesa se disolvían, vertían el agua a la pipa. Enseguida, con la ayuda de otro caporal agitaban la barrica para que la mezcla con el vino fuera lo antes posible.
Metasulfito sódico (Wikipedia).
El compuesto ayudaba a detener el proceso de avinagramiento y le daba tiempo al bodeguero para vender su vino antes de perderlo. Todos los dueños de bodega que ganaron dinero en Penco, entre ellos don Juan Pérez Flores, “don Leopo”, “el conejo”, etc. tuvieron “químicos” en sus plantas de trabajadores. Algunos recuerdan a Víctor Ortaly que trabajaba para don Juan Pérez F.; y otros no olvidan a Félix, un señor muy serio, que atendía las necesidades químicas de la bodega del conejo.
  

No comments: