Saturday, August 20, 2016

UN DISIMULADO REVÓLVER BAJO LAS CHAQUETAS DE PENCONES DE 1950


Escena de la película "Gunsmoke", tomada de internet.
Hubo un tiempo en que los hombres jóvenes en Penco anduvieron armados. ¿Por qué motivo? Seguramente porque lo veían en las películas. Y llevaban armas de verdad, mayormente revólveres. Ellos llamaban a esos elementos “el fierro”. Y en reuniones de amigos sacaban su revólver y lo mostraban, y exhibían con orgullo su marca, su brillo, su peso, la madera de la empuñadura, la nuez, el percutor, el gatillo, la cartuchera de cuero, etc. Llevaban sus armas en los bolsillos interiores de sus chaquetas. Era difícil comprender como un artefacto tan pesado podía pasar inadvertido puesto que deformaba la caída normal de la chaqueta. Igualmente los jóvenes pistoleros a su modo atenuaban ese efecto, hacían ajustes a los forros de sus vestones que permitieran ocultar el revólver junto al pecho, como si hubiera sido una billetera o una cajetilla de cigarrillos. Sin embargo, a ninguno de ellos se le ocurrió usar esos terciados que llevaban los miembros de la policía de civil en las películas de Hollywood. Nunca se oyó decir de baleos o de intercambio de disparos entre amigos en Penco, salvo un episodio aislado de un hombre mal de la cabeza quien luego de atacar a una persona sin éxito atentó contra su vida.

Parecía que portar un arma de fuego daba estatus, aunque quien la llevara no tuviera la intención de exhibirla. Bastaba con que se supiera por el rumor de boca en boca. Y era curioso, porque la gente que vi armada resultaba ser la de comportamiento más humilde o de bajo perfil que de aquellos que buscaban hacerse notar.

Un poco más exhibicionistas eran los pencones de las zonas rurales. Los que tenían armas, las llevaban al cinto, que se vieran, pero un poquito. Confiaban en el efecto disuasivo de un revólver, ésa era la idea. Cualquier malintencionado tendría que pensarlo dos veces antes de intentar agredir a un huaso armado en los apartados rincones de Primer Agua o Los Barones. Algunas mujeres de esos campos también llevaban un “fierro” como que no quería la cosa.

En los años cincuenta sólo vi hombres armados al estilo del western norteamericano, en la provincia de Osorno. Allí iban montados, con cartucheras y cananas al descubierto. Incluso presencié, sin querer, un duelo a balazos que terminó con un testigo herido. Pero, ese tipo de situaciones de demostración de velocidad para desenvainar y disparar contra un rival también armado, nunca lo vi Penco.

No comments: