Tuesday, August 04, 2009

EL RECORDADO DOCTOR SUÁREZ

Por Nelson Palma

Si la comunidad de Penco tuvo un médico para recordar con respeto y cariño, ése fue el doctor Suárez.

Emilio Suárez Ordóñez nació en Cochabamba, Bolivia, en 1890. Siendo joven decidió venir a estudiar a Chile, no tenía claro qué. En Santiago decidió seguir medicina graduándose en la Universidad de Chile en 1923. Participó como médico voluntario en la guerra del Chaco (1932-1935) entre Paraguay y Bolivia, escenario en el que alcanzó el grado de mayor de sanidad. Después trabajó en las salitreras del norte y en hospitales capitalinos. Luego de ejercer en la zona campesina costera de Maule y Ñuble, llegó a Penco en 1936, contratado por la Refinería. Al poco tiempo conoció a Inés Braun, hija del ingeniero alemán Egidio Braun, quien fuera traido a Chile por Gildemeister para construir la planta Refinería de Azúcar de Penco (para entonces no era CRAV).
Egidio Braun y su familia vivían en la hermosa casa señorial, que aún se conserva, en calle Maipú camino al fundo Coihueco.

El noviazgo del doctor Suárez con Inés, una joven educada en la Inmaculada Concepción y el Colegio Alemán, condujo al matrimonio, el que se celebró en 1939. Luego de vivir algún tiempo en el hogar de sus suegros, el doctor Suárez construyó su casa frente a la plaza, en la calle Penco 260.
Entretanto, el doctor era cada vez más reconocido y querido por la comunidad pencona destacando por su abnegado servicio. Nunca lo movió el interés de hacerse rico con su profesión. Fuera de sus horarios de trabajo, atendía a decenas de pacientes sin recibir dinero a cambio. En noches con lluvia salía a ver enfermos en Penco Chico, Lirquén, Cerro Verde. Pescadores agradecidos venían personamente a la casa del médico a dejarle merluzas frescas para retribuir servicios a modo de pago.

Después de dejar la Refinería, el doctor Suárez fue contratado por Fanaloza, donde se hizo más conocido y apreciado aun. En el intertanto, el doctor participaba en una serie de actividades sociales y académicas. Fue socio de Rotary Club de Penco, integró sociedades médicas penquistas y fue socio fundador de la Universidad de Concepción. Alcanzó altos grados como miembro de la logia masónica local. Recibió la nacionalidad chilena en 1954. Era un gran amigo de la lectura, tenía varias ediciones del Quijote de La Mancha, uno de sus libros favoritos.

Recordada fue la celebración en 1973 de los cincuenta años del curso de oro de Medicina de la U. de Chile, encuentro que se realizó en Concepción. El nombre de Emilio Suárez Ordoñez está junto a los de Hernán Alessandri, Sótero del Río, Manuel Avilés, Hernán Grez, Jorge Garretón Silva, Othmar Wilhelm, Salomón Margulis y Luisa Pfau.

Son numerosas las historias de personas relacionadas con la vida del doctor Suárez en Penco. Una de ellas: un conocido vecino de Lirquén, Emilio Navarro lleva ese nombre en honor al médico que atendió su nacimiento. Manuel Suárez, hijo menor del médico, recuerda que a la madre de Navarro se le diagnosticó un inminente parto muy difícil. El doctor Suárez le aconsejó irse al hospital de Concepción. Por algún motivo, ella no pudo hacerlo. De modo que aguardó el alumbramiento en su domicilio. Como el riesgo vital era muy alto, el médico tomó la decisión de acompañar a la mujer por más de un día en la espera del parto, de ese modo el niño nació sin inconvenientes. Y por eso, Navarro se llama Emilio.

El doctor Suárez tuvo tres hijos: Héctor Emilio Suárez Guglielmini, médico pediatra (fallecido); Donato Suárez Braun, médico oftalmólogo radicado en Curicó; y Manuel Isidoro Suárez Braun, ingeniero, quien heredó la casa paterna de calle Penco 260.

Manuel recuerda también un episodio muy revelador de la admiración del pueblo por su padre: “Hubo un concurso en la escuela 32 de Penco, en la que el señor Óscar Conteraras, otro ilustre vecino pencón, preguntó a una estudiante que cuál era la edificio más importante de Penco, esperando por respuesta la municipalidad, la estación o el cuartel de carabineros. Pero, la niña respondió: la casa más linda de Penco es la del doctor Suárez…”

El médico Emilio Suárez Ordóñez falleció a la edad de 92 años, el 7 de septiembre de 1982. Son miles las personas de Penco que recuerdan al doctor Suárez, pero aun no sabemos de ninguna calle local que lleve su nombre.
(Foto de arriba, una de las últimas imágenes del doctor Suárez.)
La casa del doctor Suárez y familia en calle Penco 260.

Emilio Suárez Ordóñez y su señora Inés Braun.

La casa señorial de los Braun en calle Maipú, camino a Coihueco.

El doctor Suárez junto a su hijo mayor Héctor Emilio.

(N. de la R.: Agradecemos el material biográfico entregado por el ingeniero Manuel Suárez Braun, así como las fotografías de familia.)

15 comments:

Max said...

Gracias por permitir compartir y dar a conocer la vida del Abuelo, esto permite darse unos minutos para traer a la memoria todos esa vivencias en casa del abuelo durante las vacaciones, los helados batidos de la abuela y sus mermeladas y dulces tan especiales y porque no el bordado que uno aprendia de la abuela.La imponente casa de penco, con su mistica muy especial y ese jardin¡ que recuerdo y porque no que nostalgia nos da recordarnos de los seres queridos y sentirlos muy presentes. Nuevamente gracias por los recuerdos de mi abuelo
Mi nombre es Paulina Suarez Pierart hija de Hector Emilio Suarez Guglielmini y Olga Pierart F

Vivianne said...

Siempre mis padres me hablaron del connotado Dr Suárez, por su entrega sencilla y altruista en el ejercicio de su profesión, la Casona que está ubicada en Coihueco la habita actualmente la Familia Martínez, hasta piscina tiene, con mis maigos siempre la llamamos "La Mansión". También recuerdo que mis padres hablaban mucho del fallecido Dr. Villaseñor ojalá encuentres material de este señor porque hay muchas historias de su persona, excelente post.

VERONICA said...

Gracias por poner esta linda reseña de mi abuelo Paterno,soy Veronica Suarez,Hija de Donato Suares Braun,el sin duda fue un gran hombre con muy buenos sentimientos, yo recuerdo mi infancia en penco (iba los veranos) y el siempre tenia tiempo de atender pacientes hasta avanzada edad, jamas vi que alguien le pagara por sus servicios, pero la cocina siempre estaba llena de regalos recibidos en retribucion a sus atenciones.
El era feliz pudiendo servir a los demas,ese era su mejor pago.
Gracias
Vero

VERONICA said...

Perdon que torpe, escribi mal el apellido de mi papa, es Donato Suarez Braun.
Disculpas
Vero

donasuar said...

Soy Donato Suarez Braun,segundo hijo Dr E.Suarez.Muy emocionado con el blog de mi querido padre.Muy agradecido de este bblog y especialmente de Nelson Palma a quien conocí en mi casa de Penco cuando era menor,iba con su mamá a nuestra casa.Muchas gracias

ANTONIO said...

Estimado amigo Manuel, despues de leer este hermoso reportaje a tu padre puedo entender el orgullo y admiracion que manifiestas permanentemente por él. No cabe duda que su personalidad y servicio profesional trascendieron en tu familia y en la comunidad pencona toda. Comparto tu admiracion y mis especiales respetos a su memoria.Antonio Fernando Senociain P.

Emilio Suarez Pierart said...

Estimado Nelson; no tengo el placer de conocerle, pero desde San Pedro de la Paz, os doy las gracias, que tiempos aquellos, los que le tocó vivir a mi tocayo, como me llamaba él, se imaginan, sobre todos los jóvenes, lo que es tomar la decisión de volver a su patria, con su hijo a cuesta, a una guerra? Emilio Héctor, como se llamaba su hijo, conocido siempre por todos como Héctor, y tener que reconocer que debía regresar a como de lugar a Chile, para salvar la posibilidad que su hijo también fuese a la guerra. Gracias abuelo, en donde estés.
Siempre has sido reconocido como tal, un gran hombre.
Se imaginan esos tiempos en que mi abuelo, para ir a trabajar a Lirquén o a Cosmito se iban a pie por la línea del tren.
Con honor llevo el nombre de Emilio y soy el tercero, sin embargo también hay un cuarto, que, en honor y homenaje a mi abuelo también leva el dulce nombre de Emilio.

Estimado Nelson. Que pasó con el libro que mi abuelo alguna vez te regaló, era el quijote no?, nos puedes también regalar esa historia vista desde tu perspectiva

Claudia said...

Soy Claudia Suárez Del Pozo, hija de Donato Suárez Braun y estoy muy emocionada al leer las hermosas líneas dedicadas al Opa, para mí, mi hermana y mis primas siempre fue el Opa, La verdad es que me emociona leer su historia y conocer realmente quien fue ya que yo lo conocí durante mi infancia y él ya estaba muy viejito y yo muy niña como para haber sabido de toda su grandeza. Lo que sí recuerdo con cariño es cuando lo acompañaba en el living de la casa de Penco a ver Reino Salvaje, él siempre con su mantita en las piernas. Recuerdo también que pasé tiempos maravillosos de mi infancia en esa enorme casa llena de misterios para mi como la casa de atrás, los subterráneos donde se guardaban conservas, vino etc., la huerta, en fin gracias por haber formado a una nueva generación y por los recuerdos que nos dejaste. Me gustaría agregar a este homenaje a la Oma quien fue la mujer que debo decir que con mucha paciencia y amor lo acompañó y gracias a quien también somos parte todos de esta familia.

maría constanza said...

Estimado Nelson :

El primer párrafo para saludarte y expresarte mis agradecimientos y los de mi familia por la simpática y cariñosa reseña que hiciste de mi padre.

Para mí fue muy agradable recibir tu visita aquel Sábado 1º de Agosto y responder a las preguntas de tú entrevista para conformar la publicación. Quedé muy contento, me sentía bien y feliz de todo lo que habíamos conversado y por los recuerdos que hicimos de modo que me imaginaba que iba a dormir muy bien.

Cuando recibí tu llamada para hacerme saber que ya habías publicado lo escrito, fui al computador a leerlo. Quedé muy feliz y emocionado; informé de inmediato a mi hermano sobrinos y amigos para que lo leyeran. Esa noche y hasta tarde estuve recibiendo comentarios y agradecimientos por lo que allí se expresaba, los que quiero compartir contigo.

Siempre sentí que mi padre fue tanto un médico como un vecino apreciado por los habitantes de Penco lo que se ratificó cuando recibía las condolencias con ocasión de su partida, tuve muchas y grandes emociones por los relatos que me hicieron como “por que me llamo Emilio” de Emilio Navarro de Lirquén y de la muy estimada amiga de mis padres, la Sra. Chita Torres, quién expresó su cariño y reconocimiento por la amistad brindada para concluir señalándome: “como no quererlo m´hijito si mis padres murieron en sus brazos” (él había sido su médico por muchos años).

Habría tanto mas que decir, comentar y recordar, lo que podríamos hacer más adelante, pero por el momento entregar mis agradecimientos a ti y a todas las personas que leyendo tu publicación volvieron a traerlo a sus memorias con cariño y aprecio.

Un abrazo bien apretado.

MANUEL SUAREZ BRAUN

Victor Hugo Figueroa - Concejal said...

Estimado Nelson:
Gracias una vez mas por ilustrarnos estos pasajes y personajes de la historia pencona, sobretodo a quienes no nacimos acá.
Como concejal recojo el guante, y propondre en algun proyecto habitacional futuro, la calle: "Emilio Suárez Ordóñez",
Bien por Penco,
Felicitaciones a Ud y un saludo respetuoso a la descendencia de don Emilio.

VERONICA said...

Sería de verdad hermoso y un orgullo que alguna calle de penco llevara su nombre, por lo demas bien merecido se lo tiene el Opa..
Gracias
Verónica Suárez

Donasuar said...

Donato Suarez.
Me es cada vez mas grato ller los comentarios del blog para así apreciar una vez mas lo grande que fue"Don Emilio" o el Dr.Suarez.
Que homenaje mejor que darle su nombre a una calle de Penco que él con seguridad absoluta habrá recorrido infinidad de veces.Cuantos pencones nos reuniriamos al hecerlo real.

Donasuar said...

María Clara said...
Muy lindo y merecido el homenaje para mi suegro,en su casa pasé momentos muy agradables,siempre muy cariñoso conmigo y con mis hijas ,sus nietas Verónica y Claudia.
Yo soy la esposa de Donato Suarez , su hijo mayor.Un recuerdo muy especial para mi querida suegra Inés, con quien compartíamos el gusto por la costura y siempre me daba su opinión cuando yo estaba haciendo alguna costura y siempre tenía razón ,pues tenía muy buen gusto,era muy elegante.
Como ella no tuvo hijas yo llegué a tomar ese papel y realmente nos quisimos mucho.

Marïa Clara Del Pozo

Victor Hugo Figueroa - Concejal said...

Estimado Nelson y Familia del Doctor Suárez:
Les comento que en el Concejo Municipal N°25, de ayer Miercoles 2 de Septiembre, a porpósito de la nota publicada por don Nelson, propuse en la discusión de la Población Geo Chile y la Población para los Damnificados de Penco, Calle Principal o el Pasaje 5, respectivamente, pueda llevar el nombre de "Doctor Emilio Suárez".
La propuesta fue bien recibida y acogida por el Concejo, incluso discutimos la posibilidad de bautizar con dicho nombre el futuro Consultorio que se esta construyendo aledaño a la reconstrucción del Hospital de Lirquén, que se pretende inaugurar en un año más. Creo que alguna de las dos propuestas se materializará efectivamente, y darle así al recuerdo del Doctor Suaréz el sitial que se merece. Les informaré oportunamente de este hecho. Ojala pueda contactarme con algún familiar cercano a don Emilio.
Saludos fraternos

Victor Hugo Figueroa - Concejal
victorhugoconcejal@gmail.com

Michel Piérart said...

Bravo pour les informations.
J'y retrouve, avec plaisir, Olga Piérart qui une tante.
Vous pouvez lire l'histoire de la famille Piérart (Belgique - Chili) dans mon blog
http://pierart.skynetblogs.be/post/4799510/0be-introduction
Et retrouver Paulina qui vous a écrit dans l'arbre généalogique
http://gw4.geneanet.org/index.php3?b=michelpierart&lang=fr&pz=michel+jean&nz=pierart&ocz=0&m=A&p=paulina&n=suarez&oc=&v=10&sosab=10&siblings=on&notes=on&src=on&t=T&color=&after=&before=&x=11&y=8