Friday, January 15, 2010

UN PENCÓN ENAMORADO DEL CIELO NOCTURNO


Arnoldo Bustos salió con la suya y construyó su sueño: instalar en el patio de su casa un observatorio dotado de un buen telescopio óptico. Ni siquiera puedo imaginar cuánto dinero significó para él todo ese proyecto, lo que sí imagino es que el trabajo físico para montar y ajustar el domo giratorio tiene que haber sido enorme. Como haya sido, lo hizo y ahí está todavía el telescopio en los altos de Penco como un ícono de su perseverancia.

Bustos bautizó su observatorio con nombre de mujer: Elke, a lo mejor inspirado por la actriz alemana de los años sesenta Elke Sommer. Dotado de una energía sin límites y de una decisión a toda prueba, Arnoldo Bustos golpeó decenas de puertas para conseguir apoyo para su observatorio: fue a los diarios, a las universidades, a las empresas de turismo, a los grandes centros científicos instalados en el norte de Chile. Una vez me lo encontré en Cerro Tololo solicitando una entrevista con el director. No siempre le iba bien, pero al final lograba los aportes para mantener la actividad.

Daba charlas sobre su proyecto en distintos medios. Recuerdo que en una oportunidad ofreció un cursillo en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Concepción. Hablaba de sus investigaciones sobre las estrellas variables del hemisferio sur. Decía que reportaba su información a astrónomos interesados en sus observaciones.
Bien movido era Arnoldo Bustos, en otra ocasión me lo topé en las Termas de Chillán. A los Giner les vendió el proyecto del turismo astronómico, en los tiempos de la visita de cometa Halley (1985/86). Instaló el telescopio con el domo en un cerro cerca del hotel Pirigallo y ahí iban los esquiadores y pasajeros del hotel en las noches despejadas a contemplar los astros.

Fue toda su vida un astrónomo aficionado amante de los planetas y los cuerpos celestes que orbitan en el espacio y que son visibles en el cielo nocturno.

He tomado dos fotos de Facebook para ilustrar esta nota. En una de ellas aparece Arnoldo Bustos junto a Elke y en la otra, el observatorio tal como se encuentra hoy. Después de su muerte ocurrida el año 2000, según leo en esa fuente, el observatorio lo maneja y opera su hijo Paris.

1 comment:

pedro antonio sebastian said...

hola como se puede visitar , si es q se puede? como llego, eso seria muy bueno saberlo para poder visitarlo ojala me respondan mis inquietudes