Saturday, May 21, 2011

EX REFINEROS EVOCARON SUS TIEMPOS DE CAMPEÓN


Ex refineros de Penco contaron anécdotas del fútbol regional como la siguiente:



No existe ni existió en el mundo un campo de juego para competencias de liga oficial como la cancha del club Minerales de Lirquén. Era una meseta perfecta con empinados taludes en sus cuatro costados, los que caían apenas cincuenta centímetros más allá de las líneas demarcadoras. Por tanto, una pelota que salía corría decenas de metros guarda abajo. Un jugador que no alcanzaba a sujetarse rodaba por la pendiente hasta que pudiera agarrarse de alguna piedra. El terreno de la cancha era de greda, por tanto el sol la ponía dura como cerámica mientras que la lluvia la convertía en trampa por el resbaladizo barrial. No había tribunas. ¿Y si nos las había entonces, el público dónde veía el partido? Pues de pie en la pasarela de cincuenta centímetros entre las líneas de sentencia y el comienzo del talud. Cuando la convocatoria era grande, la gente traspasaba las rayas de cal y se metía dentro de la cancha. ¡Ese era el estadio de Minerales, el renombrado equipo del Regional!
Tales fueron algunas de las historias y todos sus detalles que salieron a la palestra en ese encuentro de ex jugadores de Coquimbo CRAV que se juntaron a instancia e iniciativa de Abel Soto --hijo de refinero y un entusiasta de la historia pencona y sus valores--, en un almuerzo de camaradería realizado en el restaurant de doña Zulema en el kilómetro 4,5 del camino a Primeragua el sábado 14 de mayo de 2011. Entre las personas que asistieron estaban los hermanos Jorge y Eduardo Villegas Saavedra, Lito Manríquez, el dirigente Jorge Soto, Chenko Muñoz, Chico Pérez, Miguel Villagra y Chocolate Andrade, entre otros.
Los convocados e invitados nos reunimos en la plaza de Penco a la espera de la movilización especial que nos condujo al mencionado lugar donde nos esperaba un sabroso aperitivo que consistió en unas ricas empanadas fritas de pino, cerveza y vino con harina –muy propio de Penco--. Después, ya reunidos más formalmente, el grupo de amigos interpretó la Canción Nacional hecho que le dio solemnidad al inicio del evento. Abel Soto y su hijo prepararon una presentación con una novedosa galería de fotos del recuerdo que evocaban a personajes y situaciones deportivas con protagonistas de Coquimbo Crav, Fanaloza, Minerales, Vipla y otros clubes del Regional.
A la presentación siguió el almuerzo consistente en una paila marina caliente y como plato de fondo distintos cortes de carne asada a las brazas. En el intertanto el periodista Luis Osses Guiñez de vasta trayectoria en los medios escritos de Concepción, invitado especial al evento, dio una charla sobre el fútbol de la zona haciendo una interesante conexión entre el desarrollo del balompié y el ferrocarril de esos años. El fútbol y el tren permitieron que centenares de personas, por ejemplo, conocieran el mar. Eran las que venían del interior acompañando a sus clubes en los convoyes de entonces. En ese momento uno de los presentes, Chenko Muñoz, recordó que él mismo conoció el Pacífico cuando llegó por primera vez para instalarse en Penco procedente de Yungay durante su niñez.
En la parte final del encuentro refinero se entregaron unos jockeys de color negro con la inscripción Coquimbo CRAV Campeón y una medalla dorada con cintra tricolor a todas las personas que concurrieron. Abel Soto destacó que tales regalos fueron posibles gracias a la gentileza de la empresa www.comercialignavic.cl
Antes de la despedida, los hermanos Villegas interpretaron canciones con el acompañamiento de guitarra. Los ex refineros y los invitados regresamos a Penco en el transporte especial contratado para el servicio cuando ya había caído la noche, no sin antes haber tributado un caluroso aplauso de reconocimiento al organizador del encuentro Abel Soto.

---


Fotos de arriba hacia abajo: Chico Pérez, Chenko Muñoz y Miguel Villagra.

Una escena del almuerzo en el restaurant Doña Zulema.

Abel Soto en la presentación del encuentro.

Ex refineros e invitados posan al aire libre para la posteridad.

No comments: