Friday, July 24, 2015

PARTIÓ UN GRANDE DE PENCO: EL EX ALCALDE Y PROFESOR DON RAMÓN FUENTEALBA

A la izquierda, foto de archivo del ex alcalde Fuentealba; a la derecha su misa de despedida en Penco.
Don Ramón Fuentealba Hernández  debió ser uno de los pocos dirigentes políticos carismáticos que haya tenido la comuna en su historia. Su nombre rondaba siempre en el ambiente cuando de solucionar un problema de la ciudad se trataba. No en vano fue electo alcalde en tres oportunidades (1992-2004) ejerciendo el más alto cargo comunal por doce años. También se desempeñó como concejal y regidor. Por eso Penco lamenta hoy su partida.
El profesor Fuentealba en plena clase en la escuela N° 54 de Cerro Verde. La foto data de 1957 y fue cedida a este blog por Jaime Robles, presidente de la Sociedad de Historia de Penco.
El señor Fuentealba nació en Chillán el 18 de junio de 1934 y estudió en la Escuela Normal de esa ciudad. Llegó a Cerro Verde para iniciar su carrera como profesor ahí por 1954. Un aspecto interesante de su personalidad fue la determinación de quedarse en Penco para servir a la comunidad desde el aula y desde la política. Y otra característica de su persona,  que bien podría ser modelo para algunas esferas superiores de la vida nacional: no usó la política en beneficio propio. Fue modesto, un hombre con valores sólidos. En su calidad de alcalde alcanzó la presidencia de la Asociación Chilena de Municipalidades. Como profesor le cupo un desempeño activo en la dirigencia  gremial del magisterio. La comuna lo distinguió con el reconocimiento de hijo ilustre y en su partido (PDC) fue un destacado militante.
Se inició en la escuela N° 54 de Cerro Verde cuando en ese barrio campeaba la figura de don Eduardo Campbell. El señor Fuentealba tenía la mirada franca de una persona agradable, hombre de buen trato, cortés. Fue amigo de sus alumnos  y les seguía la pista incluso después que aquellos habían egresado del colegio. Estaba casado con María Isabel Vergara Nova, también profesora. Tuvieron tres hijas: Solange, quien es asistente social; Lorena, profesora; y Claudia, educadora de párvulos. En la docencia asumió roles directivos. Fue nombrado director de la escuela N° 69, hoy escuela República de Italia, en el recinto de la Refinería; luego del golpe del 73 fue trasladado a la escuela de Vipla, frente al hospital. Tanto como maestro y como político  fue un firme crítico de la dictadura militar especialmente en el ámbito de la educación, donde exigió más recursos para apoyar la enseñanza y también en el terreno de los derechos humanos.
Ha fallecido a la edad de 81 años recién cumplidos, dejando una huella de trabajos bien realizados. Miles de personas en Penco, Cerro Verde y Lirquén lamentan la partida de este líder comunal, quien por sus méritos ya se ha ganado un espacio grande en la historia de Penco. El alcalde Víctor Hugo Figueroa decretó duelo oficial de tres días, hecho que significa el pabellón patrio izado a media asta en los edificios públicos de la comuna.  

 CON MULTITUDINARIA MISA PENCO DESPIDIÓ AL PROFESOR
  Y EX ALCALDE FUENTEALBA Y LUEGO SUS RESTOS FUERON LLEVADOS AL CEMENTERIO PARROQUIAL

Estandartes de todos los colegios de Penco, Lirquén y Cerro Verde fueron desplegados en el templo.
El ex alcalde y profesor de Penco don Ramón Fuentealba, fallecido el jueves 23 de julio de 2015, fue velado en la Iglesia Nuestra Señora del Carmen y en ese mismo templo tuvo una multitudinaria misa la que fue concelebrada por cuatro sacerdotes, encabezados por el párroco local Julio Maulén.  En el recinto no cabía una aguja, tal fue el número de vecinos que concurrió a despedir a la ex autoridad comunal. Los estandartes de todas las escuelas de Penco se observaban en la iglesia. Estaban presentes su viuda María Isabel Vergara y sus hijas Solange, Lorena y Claudia. Dirigentes políticos nacionales de la zona de todo el espectro asistieron a esta ceremonia que se prolongó por una hora y media. En el templo lo despidieron: su hija Solange; Matilde González Fuentealba, sobrina, en representación de las hermanas del difunto; el alcalde Víctor Hugo Figueroa, quien destacó la personalidad del fallecido y resaltó las obras por él realizadas durante sus tres períodos como jefe comunal. Gracias a ese trabajo para llevar bienestar a los barrios de Penco es que la actual administración ha podido emprender otros proyectos para el desarrollo de Penco. Figueroa anunció también que la futura vía peatonal en que se convertirá un tramo de calle Maipú llevará el nombre del difunto.
Ceremonia de despedida en el cementerio parroquial de Penco.
También lo despidió en el templo Héctor Araneda, en nombre de la DC, quien además
hizo entrega a la viuda de la medalla de la Marcha de la Patria Joven, campaña que apoyó la elección del presidente Eduardo Frei Montalva en el invierno de 1964, y en la que Ramón Fuentealba Hernández tuvo protagonismo. Junto al padre Maulén concelebraron los sacerdotes Cecilio de Miguel Medina, ex párroco del Divino Redentor (Refinería); el padre Héctor Rivera, ex párroco del Divino Redentor; y el padre Raúl Castillo, párroco de la parroquia Virgen Purísima de Lirquén.  

El funeral se hizo al estilo de Penco, esto es a pie. Aunque el cielo estaba amenazante y el frío era intenso, no llovió. Esa condición del tiempo atmosférico no amilanó a los pencones. Dolientes, centenares de amigos y vecinos acompañaron caminando el desplazamiento de cortejo hasta el campo santo, situado a poco más de mil metros desde la parroquia  en el camino a Lirquén. Adelante abrían paso dos motoristas de Carabineros. Bomberos de Penco se hizo presente con un moderno carro bomba. En el cementerio había desplegado un toldo donde se realizó el acto final de despedida. Fue el turno para que los políticos y amigos de don Ramón Fuentealba dijeran sus discursos. Allí intervinieron  Óscar Parra, director DEM Penco; Óscar San Martín, presidente del Colegio de Profesores, comunal Concepción; Claudio Henríquez en nombre de los funcionario del municipio; Rodrigo Vera, concejal; María Carolina Inostroza, presidenta del PDC Penco; Raúl San Martín, presidente del PS Penco; Miguel Hinojosa, profesor y amigo; y el diputado José Miguel Ortiz. Prevalecieron conceptos como el esfuerzo que realizó el ex alcalde desde la política para socializarla. Se recordó incluso que el egoísmo político le negó al profesor seguir a la cabeza del municipio local permitiendo la llegada de quien lo sucedió en el cargo. También expresaron el agradecimiento de la comuna y de sus vecinos por el trabajo desplegado a lo largo de tanto años por el fallecido en favor de Penco, Cerro Verde y Lirquén.  Su urna estuvo siempre cubierta por el emblema del Partido Demócrata Cristiano. Así despidió Penco a la persona más influyente en la política local por décadas.
El alcalde Víctor Hugo Figueroa encabezó el funeral de don Ramón Fuentealba.




Solange, hija del profesor, dio testimonios de la vida de su padre. Junto a ella su marido Polo Briano.

Matilde González Fuentealba habló en representación de las hermanas.

Lorena Fuentealba durante la lectura de un Salmo.

Juan Chandía, amigo de la familia, durante la Primera Lectura.

El alcalde Víctor Hugo Figueroa destacó la acción social de quien fuera jefe de la comuna.

Terminada la misa la urna fue sacada del templo en medio de los aplausos de los vecinos.

 Últimos preparativos en la puerta de la iglesia de Penco antes de dar inicio al funeral de Ramón Fuentealba.

NOTA DE LA EDITORIAL, las fotos y la información de los actos fúnebres las proporcionaron  Jaime Robles y Manuel Suárez, presidente y tesorero respectivamente de la Sociedad de Historia de Penco. 

2 comments:

Prof. Angélica Ibacache V. said...

Nacío el 18 de junio, lo cambiaron de escuela de la Italia a Vipla el año 1987, como una forma de castigo, ya que no fue exonerado como a otros 48 profesores de la comuna.

Cristian Torres said...

Tan grande era que permitió el cambio de uso de suelo en Cerro Verde, de solo entretenimiento a zona portuaria y ahora tenemos lo que tenemos, para perjuicio de todos los vivimos alrededor del puerto.