Sunday, July 19, 2015

NUESTRA ISLA QUIRIQUINA, TAN CERCA Y TAN LEJOS

foto cbk-zam Wikipedia.
En Penco existe la creencia y con fundada razón que la isla Quiriquina ha servido de protección para la bahía, que gracias a ella el impacto de los tsunamis ha sido moderado, porque ha contenido el golpe de sus olas caóticas. Puede que sea así.

Sabemos poco de la isla Quiriquina a pesar que está frente a nosotros en la bahía de Concepción. Los geólogos dicen que es la prolongación de la península de Tumbes, que por algún motivo se separó creándose el canal que en Penco llamamos la boca chica. Hay dos versiones para el significado de su nombre. Según el mapudungún es “muchos tordos” o “pajonal de los zorros”. Tiene una superficie de 5,22 km2, con un largo máximo de 5.556 metros y 1.500 metros de ancho en promedio. Sus cerros se empinan hasta los 130 metros de altura.  Es parte de la comuna de Talcahuano pero administrada por la Armada de Chile. En ella se encuentra la escuela de grumetes Alejandro Navarrete y en todo el ámbito isleño reside solamente  personal a cargo de las instalaciones navales allí existentes. Un viaje en embarcación desde Talcahuano toma alrededor de 40 minutos.


Mapa de Google.

 Lamentablemente la isla tiene una historia violenta. Quizá  por esa razón la gente local prefiere omitirla y muy pocos tienen interés en visitarla, aunque Quiriquina es un lugar por naturaleza maravilloso; dicen que está poblada de ciervos. Si uno mira los mapas, tiene la forma de un pez que se va escapando de la bahía. En la punta norte hay un faro para orientar a los buques cuyos destinos son los puertos locales. El haz de luz dicen que cubre 36 millas náuticas o alrededor de 67 kilómetros.  La parte más ancha de la isla está en el centro, pero el extremo que da al faro es muy estrecho y escarpado con caídas a acantilados por ambos lados de la senda que existe en la parte alta.

Ambas fotos las publicó Sernatur. Arriba, el faro en el extremo norte y abajo, parte de la senda para llegar ahí.
Cuando llegaron los conquistadores españoles, la Quiriquina estaba habitada por comunidades mapuches y consta que opusieron gran resistencia al invasor. La historia dice que el gobernador García Hurtado de Mendoza tomó posesión de ella en 1557 y que él mismo permaneció allí por cuarenta días trabajando en la planificación para reconstruir Concepción, para entonces asentado en Penco. El gobernador de Chile le dio destino a la isla como base militar. Los soldados españoles descubrieron carbón mineral, con las que lograron hacer fuego.

Foto de Wikipedia. Vista de la isla captada desde Rocuant.
Desatado el movimiento independentista, la isla Quiriquina fue utilizada como centro de reclusión por parte de los españoles para destacados patriotas penquistas, entre los que destacan: Esteban Fernández del Manzano de la Sotta, Marcelo de Molina y Andrés Sanhueza Vergara, quienes lograron escapar; Gregorio de Alemparte Merino y Pedro Alemparte Vial, los que al huir murieron ahogados; Justo de Molina Vasconcelos, murió en presidio. También estuvieron allí detenidos Ángel José Prieto Vial, Ángel José Puga Gómez, Salvador Puga Vidaurre, José Salvador Arce Vázquez, entre otros. El recinto penitenciario estaba a cargo del capitán realista Manuel Vial Cardigonde, quien murió en combate hacia 1818.
A mediados del siglo XIX la Quiriquina fue habitada por cazadores de ballenas. En 1915 se mantuvo retenidos allí a los marinos del acorazado alemán SMS Dresden. La tripulación quedó en libertad en 1921. Uno de ellos fue el teniente Guillermo*Canaris, quien después combatió en la Segunda Guerra Mundial alcanzando el grado de almirante. Sin embargo, fue condenado a la horca y murió en 1945 por haberse involucrado en la Operación Walkiria que intentó el derrocamiento de Hitler.
A pesar de su escondida belleza natural, la isla Quiriquina tiene una historia nada apacible. La tragedia que se desarrolló allí en 1973 es tema de otro post.

*Wilhelm (gracias Cata).

3 comments:

cata mendoza said...

Wilhelm Canaris

cata mendoza said...

Wilhelm Canaris

Tobias BooN said...

gracias por la informacion