Wednesday, December 16, 2015

UNA VELOZ CARRERA TIPO "RÁPIDO Y FURIOSO" DE CONCEPCIÓN A PENCO

Imagen referencial tomada de Internet.
Don Ramón Urtubia integraba el equipo de personas que atendía el almacén Gardella (era uno de los dueños), en la esquina de Yerbas Buenas con Freire. Fue hacia finales de los años cincuenta, que un día al pasar por ahí escuché una conversación entre el señor Urtubia y un empleado del negocio, en la vereda junto a la camioneta Ford nueva de color verde, de propiedad del primero o del almacén. Don Ramón se ufanaba de las bondades del vehículo mientras hacía circular el llavero en torno a su dedo índice. “Esta camioneta es increíble”, le decía a la otra persona que le prestaba atención pero que a la vez miraba con curiosidad hacia el interior de la cabina. “¿Cuánto crees tú que me demoré en llegar aquí desde el puente del Andalién en Concepción?" (se refería al antiguo, porque el actual no existía). Un camino estrecho, sin pavimento en algunos tramos –pensó el otro antes de apostar una respuesta--. Debía considerar también que si iban circulando carretas de bueyes, carretones tirados por caballos, alguna micro o que surgiera cualquier obstáculo imprevisto, la marca debía ser de un cuarto de hora. Y eso le dijo a don Ramón: “un cuarto de hora, con suerte”. El perfecto bigote de Urtubia se expandió por la sonrisa de suficiencia luego de oír a su amigo. “Afírmate –le dijo--, eché ocho minutos… Ocho minutos me demoré entre el puente y la puerta del negocio aquí en Yerbas Buenas”. El interlocutor abrió los ojos de incredulidad. “Pero si una micro se demora media hora”, le respondió moviendo la cabeza.
El orgullo le afloraba por los poros a don Ramón quien inflaba el pecho mirando su espléndido vehículo.  Si aceptamos que él dijo la verdad y hacemos el cálculo considerando que esa distancia es de unos once kilómetros, el señor Urtubia marcó un promedio de 78 kilómetros por hora. Incluya usted los problemas del camino enunciados más arriba y el tránsito en la zona urbana de Penco. Antes también se corría. 


No comments: