Thursday, January 17, 2008

DESDE CATALUÑA CON PENCO EN EL CORAZÓN

(Nota de la redacción: Publicamos esta nota que nos enviara, a modo de comentario, don Carlos Silva Semler, quien reside en España. Como verán en el párrafo final, él nos hizo una solicitud, que hemos atendido. Ahí está la fotografía de su casa, amigo pencón, gracias a una cortesía de Julio Méndez Briones. Saludos.)

Por Carlos Silva

Soy Carlos Silva, hijo de Penco, radicado en el norte de España, Cataluña, al lado de Francia y de Andorra. Ya son 4 años que vivo acá y me dio mucho gusto ver esta página, ver las fotografías de mi pueblo, creo que la gente a veces no valora lo bueno que tiene. En Penco tenemos una playa maravillosa, unos bosque preciosos, en general, un entorno y una forma de vivir únicos. En Europa la gente alucinaría con el hecho de poder vivir junto al mar y al bosque.

Echo de menos a mi pueblo y he llegado a pensar que el día que me compre mi casa haré lo que se acostumbra acá que es poner nombre a la casa, como hacemos en Chile con las quintas y campos. En lengua catalana cal significa casa, entonces, le pondría CAL PENCO o quizás CAL ANDALIEN o CAL BIO-BIO, porque mi mujer es del otro lado del Andalién, ja-já. Con ella conversamos y se da cuenta de lo grandioso que es poder criarse en un pueblo. Los de pueblo nos conocemos todos o casi todos, tenemos historias, recuerdos, tragedias alegrías, anécdotas. Al ver la fotografía del Ancla, me acordé con mucho cariño de don David Queirolo (q.e.p.d), al cual yo --teniendo unos 9 ó 10 años--, pasaba todos los días, al salir del colegio, a preguntarle cuánto costaba el saco de yeso y él me respondía: “540 pesos”, con esa voz que creo yo que impresionaba a cualquier niño, en realidad a cualquiera persona ja-já y, lo mejor es que nunca cambié la pregunta. Sí que creo que él sabía que pasaba a molestarlo pero no decía nada. Ah, y con los amigos aprovechábamos de mirar a su ayudante que daba miedo ja-já.

Son los recuerdos de un niño de 9 años. O el dr. Roberto Zunkel(q.e.p.d), quien creo yo que hizo grandes cosas por el hospital, a veces olvidadas. Y lo mejor que hizo fue decirme esto: “tu mamá te las va a cortar” ja-já, en relación a un embarazo, el de mi hijo Carlito.

Hablando de recuerdos y de historia quién no recordará al "dr." Waldo Villaseñor (q.e.p.d), quien siempre tenía tiempo y daba recetas en el papel que encontraba y si andaba un poco entonado diagnosticaba mejor. Siendo que no tenía el título, en la farmacia le despachaban sus recetas, esto sólo ocurre en Penco.

En Penco los niños juegan a las carreras de barquitos que en realidad es cualquier cosa que flote y que sirva para navegar en las torrentosas aguas del río de Penco, más sofisticadamente estero de Penco. La carrera empezaba donde uno quisiera y terminaba en la playa.

Recuerdo a algunos personajes, el Guitarrón, don Chito, Tito buey, Chatán y sus mariscos reponedores, el Lenguao y sus vidrios y ataúdes, el Cototo Navarrete y su eterno entrenamiento de basquetball, por decir algunos.

Ah y sobrenombres hay muchos como: el “chucha’el ojo”, conocido taxista; "la zorra pelá", esto era por el zorro de piel que llevaba y estaba pelado; el "pituco" Valenzuela; el "cazuela" Renán (Pato Renán); "los cuatro pelos" (sin comentario, no hay que explicar); las "viva Chile", familia que vivía en frente del río, entre calle O’Higgins y calle Carrera. Pintaban todo y se vestían con todo tricolor; el "pavo" Sandoval; la histórica "perra flaca"; las "monas pintadas", tienda de bebidas y otras cosas ubicada en calle Heras entre Carrera y O’Higgins. Estos son algunos, bueno estoy emocionado y no me he dado cuenta de todo lo que he escrito, quizás se aburran, no lo sé.

Tengo una petición para quien pueda tomar fotos de mi casa y ponerlas en este sitio lo agradecería. Para los que no sepan quién soy, yo soy el hijo de Mario Silva y de Lilian Semler (q.e.p.d), los dos. Mi casa queda en calle maipú 279. De verdad lo agradeceré bueno amigos pencones. Ya nos leeremos y no olvidar (Penco en el corazón y el ser pencón en la razón), adiós.

3 comments:

a.lafken said...

Creo saber quien eres, tenias unas motos y autos con motores tipo formula 1, soy cliente del tasmania al momento de dejar la correspndencia... Penco igual que siempre, te faltaron muchos "Mala Cuea" "Pata en la Raja" "Poca Luz"....
saluds desde Penco...

Vivianne said...

Carlitos pero como no, morenazo, espero no estar equivocada a tus padres les conocí y visito a tu hermana en su local de chile express,cada vez que estoy en Penco y le digo cierra esto y vete a España, me ha contado sus anecdotas de las veces que los has visitado, es una excelente mujer me acuerdo cuando montaron un local de papas fritas, estoy segura que te sacabas toda la plata pa salir a carretear en esos tiempos con Carlitos Velazquez, que alegría que te contactaras con este blog que es maravilloso y sobre todo recuerdes a nuestro Penco querido!!!!

Marcela said...

Carlitos tantos años, soy Marcela la hija de Carmen Donoso Aguayo, no tenia idea que estabas tan lejos, me encanto tu nota, que recuerdos de nuestro Penco y tu tan re lejos, yo viviendo en la V región hace casi cuatro años, tambien se extraña, claro que yo estoy más cerca y cada fin de semana largo y vacaciones me arranco a mi Penco querido. Muchos cariños y abrazos para ti y familia.

PD. te falto un sobrenombre "EL CHICOLOSPITO" jjajaja, mi adorado tio Edmundo Q.E.P.D.