Friday, February 22, 2008

UNA CHIMENEA QUE DEBERÍA CONTAR CON BUEN FILTRO

Penco no ha estado libre de contaminaciones a lo largo de su historia reciente. En los cuarenta y cincuenta había un vertedero al norte de la cancha de Gente de Mar. Era el basural de la comuna. Hasta allí llegaban las carretas a descargar su recolección domiciliaria. Para mitigar el efecto de los gases, se encendía fuego, el que echaba su humo maloliente a diestra y siniestra.

Casi al mismo tiempo, Fanaloza arrojaba la vajilla imperfecta, no apta parta el mercado, en la playa, cerca de hornos caleros. El mar arrastraba los miles de platos quebrados, los que se diseminaban en la playa de veraneo. Bañistas de entonces se sorprendían y se preguntaban: ¿qué clase de conchas serán éstas? Se referían a los restos de loza que mencionamos.

La Refinería lanzaba sus riles o aguas servidas directamente al mar, unos 300 metros al sur oeste de la Planchada. Era habitual para quienes paseaban por la playa, tener que saltar sobre el riachuelo de agua caliente, hedionda y de color café que caía a la arena desde un ducto proveniente de la industria.

La fábrica de abonos, situada en Playa Negra, echaba a la atmósfera sus desechos ácidos en forma de una nube blanca, ácida y picante. Dependiendo del sentido del viento era posible percibir el olor penetrante hasta en Cerro Verde. Las casas de Playa Negra tenían sus vidrios opacos, complemente corroídos por el vapor exhalado por la Cosaf.
Y hoy, cuando pensábamos que estábamos libres, surge Lirquén con su aporte contaminador. Una enorme chimenea, visible desde gran distancia arroja un penacho de humo blanco en forma ininterrumpida, como lo muestran las fotos. El contaminante se diluye en el aire, no sin antes afectar a los habitantes, la Naturaleza y la estética de la bahía.

¿Alguien habrá reclamado por esta fea práctica industrial, con cero responsabilidad social?

No comments: