Wednesday, September 16, 2009

FIESTAS PATRIAS PENCONAS EN EL EXTRANJERO



Por Iván Ramos C. desde Venezuela
Acá en Venezuela las Fiestas Patrias se celebraban (o aun celebran) en ciudades como Caracas, Valencia, Puerto Ordaz y Barquisimeto, lugares estos en donde se concentró la mayoría de compatriotas que se avecindaron, ya sea por razones de exilio, asilo o simplemente porque fueron lugares atractivos y seguros para solventarse laboralmente.

Acá en la isla Margarita, hace tiempo que este entusiasmo ha ido mermando, al punto de que ya hace unos dos o tres años las fiestas dieciocheras han caído en un punto muerto. Razones hay y, la principal es que la gran mayoría de los chilenos entonces residentes han regresado a nuestro país, emigrado a Norteamérica y los más entusiastas y veteranos o están en sillas de ruedas o han pasado a mejor vida.

Recuerdo a doña Anita de Vargas, esposa de Luis (Flaco Lucho) Vargas, ella, excelente organizadora de tales celebraciones y excelente mano para cocinar "Caldúas", el Flaco Lucho acá es muy conocido como músico ejecutor de bajo y guitarra, su esposa Ana falleció hace no menos de seis meses y así, el tiempo nos va integrando despacio, pasito a pasito bajo este sol inclemente, a esta naturaleza de labios salinos y maravillosos hasta que por fin, algún día, nos atrape, devore definitivamente entre sus encendidos atardeceres.

Hace unos veinticinco años la participación era masiva, concurrían además de las familias chilenas, venezolanos y peruanos, uruguayos y argentinos. Cuando se celebraban las fiestas de peruanos y charrúas, la asistencia era recíproca, además de chilenos, poco a poco fuimos absorbiendo una identidad más latinoamericana. Las causas que nos obligaron a salir vivos de nuestro país de origen fueron muy parecidas, las garras del Plan Cóndor, afectó a todos los países del Cono Sur. De todas maneras es bueno mandarle un saludo a doña María Eugenia Godoy, Vice-Cónsul honoraria de Chile en el estado Nueva Esparta quien durante muchos años ha trabajado por mantener unida a nuestra exigua colonia en la isla de Margarita. Pero no todo está perdido, igual guardo mi botella de tinto para tal fecha, y desde acá, les deseo a todos mis hermanos de Penco, de Chile, Australía, Suecia, Cumpeo y Pelotillehue, una feliz y movida celebración de Fiestas Patrias. ¡Mier..., Viva Chile carajo!
DISCULPEN EL CONDORO
Por Iván Ramos C.
Tremendo condoro el que me pegué con mi comentario de más arriba. No contaba con la astucia de un grupo de veteranos, quienes motivados con este asunto del Bicentenario de la Patria, se reunieron hace un tiempo relativamente corto, y como bien dijera don Rómulo Betancourt expresidente de Venezuela cuando combatía en contra de la dictadura Perezjimenista, decidieron sacudirse el polvo del tiempo y haciendo suya lo de:"..por encima de las tumbas, adelante, por encima de los muertos adelante..", se han levantado estos cabros y armaron tremendo bonche (fiesta), con grupo de rock y cuequero incluidos, desde el dia 18, 19 y 20, de corrido y hasta que el cuerpo aguante, en las instalaciones del Club Uruguayo de Margarita. En medio de un grato ambiente familiar, la flamante directiva de este Centro Chileno Venezolano de Margarita entre los que se cuentan: Ruben Guevara, guitarrista, como Presidente y ex integrante de los grupos de los años 60 The Blue Splendor y de los Pájaros Locos, (grupo por el cual tenía cierta predilección por razones obvias); Luis (flaco Lucho) Vargas, en el bajo y teclado, de vice-presidente; Marcos Vargas, excelente Paramédico de Defensa Civil y baterista; Luis Vargas, en el acordeón y Patricio (Pato) Maureira en el bajo y la voz del conjunto, por cierto Patricio es hermano de nuestra querida y recordada cantante de la Nueva Ola chilena Carmen Maureira. Todo este plato, frio por lo exquisito y quemalatrompa con las empanadas, las humitas, el peure cuchareao, el pastel de choclo, los asados y pare de contar, todo muy bien "regao", bailoteao y por supuesto con más de algún curao, pero sin pasarse de la raya, todo, bien chévere, la raja pué. Yo fuí con mis hijos, cuñada, nieto y mi bella negrita. Ella estaba sorprendida por la alegría que fluía en el ambiente, por los rostros un tanto diferentes, pues en su gran mayoría, ya estamos todos mesclados, caritas mapuches con rasgos nativos en lo corporal, negritos con lenguaje suereño, con el "ya puh" pegado. Por supuesto que estaba presente nuestra vice-consul, Sra. María Eugenia Godoy y familia, numerosas familias amigas venezolanas, y uruguayas. Los fondos recaudados serán para terminar la sede del Centro Chileno en el sector Conuco Viejo, en el municipio Mariño. Hermoso fue ver a nuestras generaciones de relevo zapatendo la cueca, mientras los pures (mayores) se las arreglaban a ritmo de rockanroll. En la Cancha de basketbol, se realizó el dia 18 por la noche un emotivo encuentro de futbol sala, , creo entre solteros y casados, o entre los más sobrios y encopetinados, no lo he averiguado, el partido fue limpio, tan técnico como un juego de chueca, las canillas sonaban como maderitas al romperse, pero los mapuches no le paran a tales caricias, no hubieron combos, solo una que otra chuch..., la cual era silenciado ahí mismo con la advertencia de alguna matrona: "..miren que hai carajitos presentes pué, den ejemplo". En otro rincón, media docena de niños jugando al popular taca-taca, entre ellos mi nieto André de cuatro años con una pelota de..piedra, la cuestión era marcar goles con lo que fuera; y así, las horas pasan y todo sigue tal cual lo dispone la madre naturaleza o algún ente divino. por algo se baila la cueca en todo el planeta y no es de casualidad. No puedo dejar de mencionar entonces a mi hermano Gastón, promotor de nuestro baile nacional en tierras brasileñas, a quien tengo presente a diario. No creo ser el único en recordar cotidianamente a los seres amados que se han ido, sin importar cuando. Por ellos y por los aun sienten a nuestro Chile en el corazón, a nuestro Penco en los huesos y a latinoamerica en el músculo, por los que deseamos una Patria Grande, multiétnica, tolerante y algún feliz, como las soñaron nuestros libertadores y nuestros antecesores. Viva Chile.
Post data.- coooño, les debo las fotos. El final de estas celebraciones, no me las pierdo, sé que el campo del Club Uruguayo va a parecerse a un espectáculo que ofreció allá por el año 72 un predicador Puertoriqueño llamado Yiyé Avila, allá en Talcahuano. Ahí ocurrieron algunos Milagros, entre ellos, algunos discapacitados de mi Pueblo como el cojo Samuel quien para caminar usaba muleta y bastón, y al Alvarito, un muchacho con problemas de coordinación y tartamudez. Cuando Yiyé los tuvo al frente, les pasó la mano por la cabeza, y a viva voz le gritó: "¡fuera demonio, fuera satanás!", luego le arrebato a Samuel su bastón y le arrancó la muleta de una patada. El pobre se quedó haciendo equilibrio como un borrachito en la cuerda floja. "¡Camina hermano, atrévete a ir por la senda de tu Señor..! - Entonces se produjo lo inexplicable, el cojo comenzó a caminar y a dar saltos, fue impresionante, la fuerza de la fe. Alvarito pasó el mismo proceso curativo, después de los exorcismos, fué capaz de agradecer con lenguaje claro y fluido al Pastor por su repentina curación y por la expulsión de los demonios que llevaba metidos en el cuerpo desde la cuna. Los amigos de ambos estaban eufóricos, uno del grupo hasta lamentó no haber llevado a tal acto al Carmelo y al Regino: los bajaron en hombros del proscenio y se los llevaron a celebrar a un bar ubicado en la calle Prat junto al hotel Cecil llamado "Bar El Hoyo". Al alvarito se lo llevaron un poco más temprano a Penco, creo que en el bus de la una de la madrugada, pero e Samuel, libre de prótesis, celebró a lo grande agarrándose de una "chica" flaca y pelopintada, trabajadora social de horas nocturnas con la cual bailó y bebió, hasta que se le acabó la plata. Lo despertó una pareja de Carabineros, estaba tirado al borde de la acera como a veinte metros del "Hoyo". El frio lo tenía acalambrado pero su mente ya estaba despejada, serían las siete de la mañana y ningun "amigo de celebración presente". Los "pascuales" lo dejaron sentado en el autobus a Penco, al llegar a la plaza lo bajan y ahí se queda para luego irse gateando hasta un banco de la plaza a esperar algún conocido que lo socorra y lo saque de aquel mal sueño de encontrarse solo, sin bastón y muleta. Una semana después vi llegar al Alvarito hasta el quiosco de revistas de don Rolando Sandoval: ¿que querís cabrito? le preguntan - y él responde:"ve-ve-vengo po-por el di-diario co-color y y y el Con-do-dorito...". Lo afirmo no solo por ejercitar la lengua, no. Me pareció ver desde el primer día de comenzar estas fiestas del Bicentenario Patrio, a un par de sillas de ruedas tiradas entre la maleza aledaña al club así como media docena de muletas enterradas por ahí mismito..

1 comment:

Augusto said...

Estimados compatriotas Nelson Palma (Pencón santiaguino) e Iván Ramos (Pencón venezolano), permítanme "matar las saudades" de Penco enviándoles este mensaje "con por dos" en la víspera del 18, desde las lejanas "terras" de "Pelotilhehue Alegre".
Bonito homenaje del Nelson a la profesora Adriana. Mi madre Laura fue su colega y amiga y mi hermana Celmira su alumna.
Los profesores (as) de esa época hacían un verdadero "sacerdocio" de su profesión, y se preocupaban hasta con la vida familiar de sus alumnos, muchas veces desnutridos y oriundos de barrios miserables.
La sensibilidad social y el sentido ético de las cosas estaban siempre presente en nuestros queridos (y verdaderos) Maestros.
Ellos nos transmitieron eso también y no sólo conocimientos formales.
Por eso, incluso, nuestro Chile vivió toda una época (ejemplo mundial) como "laboratorio social" de esperanza para los pueblos latinoamericanos y otros.
Eso también contribuyó (en mi modesta opinión) para la formación humanista e íntegra de personas como ustedes dos y yo.
Eso se nota de lejos, hasta por la manera de escribir, y por las iniciativas de ustedes.
A propósito, van de nuevo mis felicitaciones para nuestro escritor de la Isla Margarita.
Con bellas figuras y metáforas, Iván nos ha descrito una forma de resumen de la vida de los chilenos en el exterior, específicamente en Venezuela, pero que puede ser generalizado para otras latitudes.
También tengo preparadas mis botellitas de "colirio tinto" para as celebraciones de este fin de semana.
A propósito, hoy llamé para el Consulado chilensis en Porto Alegre y no me atendieron.
Será que las criaturas empezaron un feriado aquí en otro país, y todavía un día antes ?? Sería mucha frescura. Lo voy a averiguar.
Bueno, compatriotas pencones, yo pienso que las personas que viven en una "Patria Adoptiva", con nostalgia de la Patria Madre original, sufren un poco (o bastante, dependiendo de cada caso)pero después de un tiempo crecen y casi "valen por dos".
Me explico mejor. Al vivir en otro país absorvemos su cultura, sin perder la cultura original.
Si aprovechamos bien esto, en el buen sentido, hacemos una "sinergia" (o sea, dos más dos resultan más que cuatro), podemos ampliar nuestros conocimientos y nuestra visión del mundo e de diversas cosas. Si te integras bien, los "nativos" te respetan más y te estiman.
Y como todos somos seres humanos, y pertenecemos a la Patria Grande de América Latina, ese es un punto muy positivo de esta situación.
Los excelentes textos del Iván ya me demuestran eso.
Abrazos y "abraços", y que VIVA EL DIECIOCHO !!!
"SALUD Y FUERZA CÒSMICA!!".