Thursday, June 23, 2011

PATO RENÁN: "QUIERO MUCHO A LA GENTE DE PENCO"

Patricio Renán espontáneo, como siempre.
Mi encuentro con Patricio Renán, el cantante de Penco de la Nueva Ola se produjo en el cine Hoyts de La Reina, a pocos metros de su casa. No llegó a la hora, sino con quince minutos de retraso...

--Es que tuve que ir a pagar las cuentas de la luz y el gas. En todo caso te llamé para explicarte mi demora y tú no respondiste el teléfono.

--Está bien, eso no tiene gran importancia ¿Cómo estás Pato?
--Mira, entre Cerro Verde Alto y Cerro Verde Bajo jajajaja.
--Pero, en todo caso, te veo bien, con mucho ánimo y muy sonriente.
La canción Soy Culpable, de Patricio Renán.
--Es que estoy muy contento porque me visitan mis hijos María Verónica a quien no veía desde el 2006 y mi hijo Sebastián Patricio con quien no me encontraba desde hace doce años… Harto rato. ¡Cómo pasa el tiempo!
--¿Ellos vinieron sólo de paso?
--Claro, andan con la mamá. Tienen que volver porque viven y trabajan en Estados Unidos, el muchacho en Miami y Verónica en Washington DC.
--¿Y cómo anda tu conexión con Penco?
--Siempre en primer lugar. Hace menos de una hora me llamó el profesor Rosauro Montero para preguntarme cómo estaba. Fue una llamada inesperada de gente a la que quiero mucho. Penco está fuertemente enraizado en mi corazón.
--Cuéntame una anécdota.
--Por ejemplo cuando niños íbamos a bañarnos a la "poza del chilco" y al tranque en Coihueco. Tú sabes que ahí había un cuero, un animal acuático como la manta raya, que era una amenaza constante para nosotros. Así que nos turnábamos para que mientras unos nadaban, los otros hacían guardia con palos y los ojos bien abiertos para alejar al bicho. Yo no lo vi nunca, pero hubo mucha gente que tuvo encuentros cercanos.

Patricio Renán ha recibido el reconocimiento de Penco al menos en tres oportunidades. Primero, en 1972 bajo la administración alcaldicia de José Meza Rubio; después con Beatriz Altamirano de Vizcaya en 1975 y como hijo ilustre de la ciudad el 2006 con el actual alcalde Guillermo Cáceres.

Fue precisamente con el alcalde con quien Patricio Renán vivió en Penco la ruda experiencia del terremoto del 27 de febrero de 2010 como él recuerda vivamente.
--A ver, cuenta cómo fue eso. Imagino que horroroso.
--Mira, las celebraciones del aniversario de la comuna habían terminado como a la una y media de la mañana en la plaza. Nos habíamos retirado a cenar ya de trasnoche en el casino Oriente. Ahí estábamos con toda la gente cuando comenzó el movimiento. Fue una experiencia aterradora ¡cómo se movía la tierra, mi viejo! Estábamos plenamente conscientes de lo que pasaba, de la violencia de la naturaleza y ¡cómo el fenómeno no paraba nunca! Se cortó la luz y estábamos al lado del mar. Fue una experiencia de miedo. Pero, el mundo el así y seguirá siendo así. Hay que aceptar este tipo de cosas y convivir con estas manifestaciones naturales. Pienso, menos mal que el terremoto no ocurrió cuando estábamos en la plaza, ¡imagínate que el odeón se vino abajo. Nos habría aplastado a todos!…

Luego de un café y un helado en un local del recinto nos despedimos con el compromiso de mantenernos en contacto.

No comments: