Thursday, August 22, 2013

LOS MEDIOS POLLOS DE PENCO Y LIRQUÉN


El medio pollo era algo más que un cuento infantil, se trataba de una institución informal muy conocida y practicada en Penco y Lirquén en los tiempos en que los gremios portuarios eran poderosos. Por el método antiguo de carga y descarga de los barcos, con mucha mercadería a granel, se necesitaba el concurso de una gran cantidad de trabajadores. Así cada uno de ellos era muy importante sino imprescindible en una jornada intensa. Por eso cuando llegaba un barco las cuadrillas de estibadores estaban listas para cumplir la descarga en el mínimo tiempo. No podía faltar nadie en el equipo de trabajo.

El problema surgía cuando fallaba uno o dos ya fuera por enfermedad, trámites que cumplir o por mala conducta la noche anterior. El problema se resolvía apelando al medio pollo, un trabajador informal en Penco siempre dispuesto a cumplir la tarea. Esta solución de última instancia permitía completar el equipo. 
Como los imponderables se sucedían, la institución del medio pollo era sólida, siempre debía haber mano de obra ociosa para cubrir los espacios que dejaban los titulares. Emulando el fútbol, eran jugadores de reserva, en la banca, listos para saltar al campo de juego. 
Sin duda que el “mote” de medio pollo tenía su origen en el pago que estos trabajadores recibían: la mitad del equivalente al jornal, porque la otra mitad era para el titular del puesto. Por ese motivo, los medios pollos eran trabajadores de segunda categoría, esperando el momento de ser incorporados en propiedad a los gremios. Con timidez se acercaban a los locales donde sesionaban los sindicatos para oír los acuerdos y estar en sintonía.
Hubo situaciones aún más extremas y por tanto, menos comunes, pero no por eso desconocidas. También había cuartos de pollo. Cuando el medio pollo no podía cumplir, le pedía la “gauchada” a un tercero. Al final de la jornada este último recibía un cuarto de la paga, de allí el alias. Si bien humillante, era una forma de dar un primer paso al mundo laboral en Penco y Lirquén.

No comments: