Wednesday, January 29, 2014

MI CAMINATA POR LOS SENDEROS DEL CERRO COPUCHO

Parte del cerro Copucho vista desde Penco.
Excelente la idea de mi amigo el ingeniero forestal Manuel Suárez de dar una vuelta por Copucho, a modo de exploración. Les advierto, a quienes recuerdan el monte, que las rutas y los accesos ya no son los mismos. Imposible dar con las sendas que recorría Rolando Sandoval, por ejemplo, durante sus entrenamientos de atletismo de resistencia por esos parajes. Y como, pasado ya el tiempo, nuestro desconocimiento era absoluto, comenzamos a averiguar cuál sería la ubicación y el acceso de Copucho, dados los tremendos cambios en la geografía del sector. 
Gerardo Gatica nos dio una pista; en cambio
Marcos Durán no tenía idea de cómo llegar a Copucho.
Nuestra primera parada fue la antigua cantera de roca viva que se explotó por muchos años a golpe de tronaduras y picotas, ubicada en los altos de Penco Chico y que se orientaba hacia el sur. Hoy el enorme socavón que dejó de ser rentable no existe, porque fue tapado completamente con los materiales del movimientos de tierras de la construcción de la ruta del Itata. La superficie fue recuperada de este modo por su propietario Gerardo Gatica, ex dirigente sindical de Fanaloza ahora dedicado al emprendimiento. Tiene en ese lugar una barraca y un negocio de acopio y venta de áridos. Éste nos concedió sólo un par de minutos para responder a nuestra pregunta principal: ¿cómo llegamos a Copucho? “Muy fácil, pues, tomen la ruta del Itata y ya están. Apenas un par de kilómetros al oriente desde el enlace Penco, es el cerro Copucho. La carretera lo corta prácticamente por la mitad. No tienen cómo perderse”.  
Un avellano sombrío y una rosa nos sorprenden en Copucho.
Cortésmente Gatica se despidió de nosotros aduciendo otras obligaciones y nos dejó con cara de interrogación. Lo mejor sería seguir su consejo y así tomamos la ruta del Itata mirando de reojo si habría alguna entrada hacia el lado suroriente que nos condujera al mítico cerro…

En el auto de Manuel llagamos hasta la bomba de bencina que hay antes del peaje de Agua Amarilla. Allí le preguntamos al vendedor Marcos Durán que nos ayudara. Antes de responder nos miró con cara de extraño y nos dijo: “Yo soy de aquí de Primeragua y no sé qué cerro es ése.”

Manzanas agrias y frutillas en una propiedad
de Chamizales, en las faldas de ese cerro pencón.
El Copucho se ponía cada vez más esquivo. ¿Cómo llegar? De regreso hacia Penco, Manuel con años de experiencia como administrador de los fundos Coihueco, Landa, Trinitarias y Cosmito tomó una decisión: salió de la ruta e ingresó en un sendero de montaña. Allí detuvo el auto y nos internamos por el bosque hasta que llegamos a una casa. Las tres mujeres de edad mayor que nos recibieron allí resultaron ser hijas de un guardabosque de apellido Vergara que Manuel conoció en su tiempo.

¿Dónde estamos aquí?, les preguntamos. “En Chamizales, al sur de Primeragua Arriba”, las tres nos respondieron al unísono. No andábamos tan perdidos, entonces. Pero, igualmente ellas nos apuntaron: “tienen que volver al kilómetro 70” y de ahí comenzar a subir. Así lo hicimos, luego de despedirnos.
 
El autor de esta nota por los senderos de Copucho.
Cuando estuvimos allí comenzamos a  buscar los senderos que nos guiaran a la cumbre, la renombrada cumbre del Copucho. Mientras avanzábamos, Manuel reconoció las sendas de explotación maderera y de control de incendios forestales. Esos caminos de una trocha estaban atiborrados de vegetación: corena, zarzamora y pita, símbolo esta última de antiguas casas cercanas. Cuando la senda se hizo más estrecha y casi impenetrable, Manuel decidió que no podríamos seguir avanzando en esas condiciones. No pudimos llegar, es cierto, pero hicimos el esfuerzo de alcanzar la cumbre del escurridizo macizo del Copucho. Será hasta que podamos intentarlo de nuevo.
Una coqueta hoja rojiza de un eucalipto en Copucho.

1 comment:

Camila Arriagada González said...

Hola, una consulta ese cerro está por la carretera del Itata para el lado de Penco o el de Concepción?... lo que pasa es que yo salgo siempre a caminar por los cerros de Penco, y hay uno que entrando por Penco chico y caminar, caminar uno se encuentra con el paso nivel "El Retamo" que se aprecia en la carretera del Itata y yo he cruzado esa pasarela como "yendo a Concepción" y el camino forestal sigue y sigue y desde una parte del cerro pude ver las "tetas del Bío-bío". Me gustaría saber mas de esas rutas, pero yo ando siempre a pie.