Tuesday, February 04, 2014

LAS AVES SILVESTRES DE PENCO SE MERECEN UNA POSTAL

 
Fotografiando aves en la desembocadura del Andalién.
La presencia de mar, campos, bosques, desembocaduras, islotes y humedales son variedades y combinaciones geográficas que se dan en Penco desde Punta de Parra hasta Rocuant. Esas condiciones permiten la existencia y el desarrollo de una bella multiplicidad de aves marinas y terrestres. A pesar que la actividad industrial, en su afán de crecer sea una amenaza para los humedales, los que aún existen son ricos en infinidades de especies y uno de ellos es el que se encuentra en el sector de desembocadura del Andalién e isla Rocuant al suroeste de Cosaf.
El grupo se juntó en la plaza para iniciar el tour.

Realizar paseos hacia ese punto fue una idea que surgió en dos organizaciones locales: Penco Ecológico y Aves de Penco. Y el domingo 2 de febrero de 2014 fue el elegido para poner en práctica por primera vez la iniciativa. Los exploradores en un número cercano a los doce, con cámaras de video, cámaras fotográficas o simplemente i-phones se juntaron en la plaza y cuando estuvieron todos los que se habían comprometido salieron hacia Andalién-Rocuant en una marcha de unos tres kilómetros. Optaron por comenzar por calle Penco, pasar por la Planchada, continuar por la playa, cruzar más allá del muelle en Playa Negra hacia la línea del ferrocarril y después endilgar hacia el objetivo del viaje: el extenso e informe humedal que se abre enorme hacia el oeste, una zona eternamente cubierta de un pasto tieso y áspero de hojas largas, parecido al coirón que crece como la maleza en terrenos arenosos inundados de agua salobre. Ese espacio plano como una depresión, casi por debajo del nivel del mar, desprotegido, expuesto a toda suerte de inclemencias: vientos, temporales y aguaceros pero de rara y hermosa desolación, que por estas razones pareciera que jamás será poblado por seres humanos, es – gracias a Dios-- el último refugio, el hogar definitivo donde viven las aves silvestres de Penco, muchas de ellas migratorias, otras residentes. En días calmos es posible oír una variedad de trinos y graznidos, aleteos, vuelos y revuelos de grandes bandadas.
Los excurisonistas pasan junto a la Planchada.
¡Alguien tendría que proteger todo esto!
De algún modo, ése fue el espectáculo del que disfrutó el grupo de entusiastas y comprometidos excursionistas de la marcha del domingo. Aprovecharon la caminata para conversar, tomar ene imágenes y registrar videos. Hicieron altos en el camino para oír amenas y enriquecedoras charlas relativas a los temas de las aves y de la vida silvestre y barajaron ideas que podrían aplicarse para preservar ese rico medio ambiente natural, que debería ser un novedoso paseo para pencones y visitantes. En otra de las detenciones de esta marcha exploratoria aprovecharon de hacer picnic teniendo en cuenta de no alterar para nada el medio natural.
Aves y avecitas de Penco y Lirquén.

Al término del tour de la ecología, la creadora de Aves de Penco, Valeria Amigo, estudiante de ingeniería ambiental, informó a este blog parte de lo observado por el grupo:  “Las aves que más vimos fueron rayadores, gaviotas dominicanas, gaviotas cáhuil, gaviotas de franlkin, gaviotines elegantes, colegiales y chirigües. En cantidad, capturamos más fotos de rayadores, gaviotas de franklin y gaviotín elegante.”
Los visitantes observan y toman fotos. 

La convocatoria --decíamos-- de esta exitosa iniciativa de visitar ese lugar con fines didácticos, de sensibilización con la vida silvestre y de enriquecer las ideas de preservación del entorno natural la realizaron Juan Machuca, de Penco Ecológico, y Valeria Amigo, de Aves de Penco. Para la ocasión, incluso diseñaron un afiche.

Luego de la visita, el humedal –que igualmente abre los apetitos de empresas para la explotación económica de ese espacio—quedó allí anidando y atesorando a sus ruidosos y alados moradores. Ha permanecido así por miles de años, tal vez, por millones. Afortunadamente ha llegado una generación de penconas y pencones dispuestos a brindar cuidados, crear conciencia y coexistir con este regalo de la naturaleza como es el humedal Andalién-Rocuant.
El bello espacio natural de Andalién-Rocuant.

3 comments:

Felipe UllGam said...

Hermoso lo que hacen les deseo lo mejor!!!Felicitaciones.

Felipe UllGam said...
This comment has been removed by the author.
Luis Figueroa said...

Hermoso el entorno silvestre de Penco que veo es comuna o parte de Concepcion.Saludos desde Córdoba