Monday, October 19, 2015

LA FÓRMULA QUE HUBO EN CERRO VERDE CONTRA EL RESFRÍO COMÚN

Sector sur de Cerro Verde, allí nació la fórmula popular para combatir el resfrío común.
Nunca oí una receta tan singular para tratar el resfrío. Se aplicaba en Cerro Verde. ¿Se seguirá usando ese método todavía? El enfermo tenía que armarse de valor para quitarse el problema de un suácate. Servía sin importar si fuera invierno o verano. Me dicen que su creador fue Mr. Campbell, aquel notable educador de juventudes de ese barrio pesquero, minero y pencón. ¿Y cuál era esa fórmula para una cura rápida? Consistía de tres pasos. Veamos…
El enfermo se quitaba la ropa hasta quedar en calzoncillos. Salía a la playa en paños menores y comenzaba a correr y correr y correr hasta transpirar lo más que pudiera. El propósito podía ser harto difícil si hacía frío. Agotado por la debilidad y el esfuerzo de trotar a la orilla del mar al enfermo le quedaban dos pasos más por cumplir. El siguiente era menos complicado, pero no por eso menos receloso. Tenía que revolcarse en la arena mojada durante varios minutos y como parte de este segundo paso había que quitarse la arena mojada pegada al cuerpo. O sea, se necesitaba un chapuzón. El frío del mar no se notaba por el calor corporal del trote previo.
El último paso de ese tratamiento cerroverdino era quizá el más desagradable. El enfermo tenía que tomarse un vaso grande de agua de mar en un abrir y cerrar de ojos. Al seco. Y después a la cama, hasta el día siguiente. Sólo quienes siguieron el tratamiento alguna vez tendrán una opinión sobre la eficacia o no de la fórmula.
Lo del vaso de agua de mar como parte del tratamiento popular para el resfrío no es nuevo en Penco. Cuando el mal era demasiado rebelde, la gente iba a la playa a buscar agua de mar en una botella y le daba a beber a los enfermos, en especial a lo niños. Eso sí que para mitigar lo desagradable, las mamás agregaban al vaso, una buena cantidad de jugo de limón…
----
ADVERTENCIA: Se sugiere no seguir los dos primeros pasos de esta medicina popular por el riesgo de agravar la enfermedad. Usted no lo haga. Los resultados no están garantizados ya que en el relato oral que nos llegó no se incluían estadísticas.  

1 comment:

eric pedreros said...

Jajajjaaaa estas cosas sólo ocurrían aquí en Cerro verde bajó jajajaja saludos