Sunday, January 17, 2016

LA RANFLA DE CERRO VERDE FUE UN ANTIGUO PASEO DE ENAMORADOS


La ranfla sirvió de tajamar y paseo público en Cerro Verde.
 El sólido tajamar construido con rocas y cal, que iba desde la punta sur de Cerro Verde, hasta más allá del faro por el norte fue diseñado para dar seguridad a la población cerroverdina del avance de las mareas y el azote de las olas. No sabemos la data de su construcción, pero la técnica y el estilo se semeja a las defensas del río Penco en su parte canalizada. Se dice que la levantaron en el 1900. Desde sus inicios los vecinos pescadores y mineros de Cerro Verde llamaron al tajamar la ranfla. Este sustantivo no lo reconoce el diccionario de la RAE, pero puede que sea un ajuste fonético de rambla o sendero que rodea a un lago o el borde del mar.
Las ampliaciones de casas terminaron con el paseo por la ranfla de Cerro Verde.
Durante muchos años la ranfla fue además de murallón, un paseo. La gente caminaba por ella gracias a que su superficie estaba bien pavimentada. Era una vereda de unos 80 centímetros de ancho. Allí se sentaban los enamorados con las piernas colgando hacia el mar, se instalaban pescadores con sus cañas en ristre. Las puestas de sol eran un espectáculo para disfrutar paseando de aquí para allá y viceversa por la ranfla. Porque había espacios libres para recorrer bordeando el mar.
Esta plazoleta habilitada por el municipio de Penco es la única opción de acercarse a la antigua ranfla.
Este fin de semana tuve la oportunidad de acercarme a la ranfla después de muchos años y pude comprobar que si bien permanece allí, hoy está reforzada por un talud de piedras. Ya no es posible iniciar un paseo por la punta sur, porque ese lugar lo ocupa hoy el sindicato de pescadores, avanzando hacia el norte tampoco se puede caminar porque algunos vecinos extendieron sus sitios y casas incluyendo la superficie de la ranfla. Los cercos y panderetas están tan apegados al muro que es un riesgo intentar una caminata por allí hoy el día. Antes esa vereda estaba completamente separada de las casas y los patios.  Era un espacio público e independiente.
Afortunadamente el municipio de Penco creó una plazoleta que linda con la ranfla, desde allí se puede apreciar parte de la antigua fortificación y a su vez disfrutar del panorama de la bahía de Concepción. Pero, no es para caminar por ella.
---
La concejal de Penco, señora María Verónica Roa, nos hizo llegar el siguiente comentario:
Estimado, estoy leyendo su artículo sobre la Ranfla de Cerro Verde y quiero contarle que esa placita es obra de una vecina llamada Miriam Morales y vive al frente. Ella se preocupa de conseguir en el municipio lo que usted publicó. Gracias por mostrar lo nuestro y esto es un comentario, los vecinos también hacen su aporte.







3 comments:

Mery Beth said...

Quisiera reconocer a través de su publicación a quien menciona la Concejal. La señora Miriam es la persona más preocupada por que esa plaza este hermosa. Nosotros como vecinos estamos agradecidos de su espíritu de servicio y el amor que le entrega a este lugar. Yo llevo 30 años viviendo en este lugar y mi sitio y el de mis abuelos siempre han colindado con la Ranfla, le agradezco por su columna y por mostrar espacios de la historia colectiva de Penco.

Mery Beth said...

Quisiera reconocer a través de su publicación a quien menciona la Concejal. La señora Miriam es la persona más preocupada por que esa plaza este hermosa. Nosotros como vecinos estamos agradecidos de su espíritu de servicio y el amor que le entrega a este lugar. Yo llevo 30 años viviendo en este lugar y mi sitio y el de mis abuelos siempre han colindado con la Ranfla, le agradezco por su columna y por mostrar espacios de la historia colectiva de Penco.

eric pedreros said...

Darle las gracias a la señora miriam por que real mente se ase notar mucho pero mucho esta partesita de Cerro verde es muy lindo este lugar ya que se nota la dedicación y tiempo entregada en esa placita que es como ya e dicho muy hermosa gracias señora miriam y austed también Dn.Nelson Palma por mostrar parte de nuestra historia de Cerro verde bajó.