Thursday, May 12, 2016

EL APORTE QUE HIZO A PENCO LA GENTE QUE MIGRÓ DESDE LOS CAMPOS


Hermoso interior de una casona patronal cercana a Florida por el camino que sale de Penco.
Familias completas llegaron a Penco provenientes de los campos de los alrededores deslumbradas por la actividad industrial en desarrollo allá a comienzos del siglo XX. Esa gente, que se vino con lo que tenía, buscaba una mejor calidad de vida en la ciudad. El único inconveniente es que eran mayormente analfabetos. Sobre esta migración no tenemos datos, pero todos sabíamos que una buena parte de Penco provenía de “cerro arriba” y el analfabetismo estaba asociado a esa condición, como que hubo iniciativas particulares de profesores para enseñar a leer gratuitamente. Ellos venían de Florida, Roa, Agua Amarilla, Cieneguillas, Primer Agua, Los Varones…
 
Pero, el analfabetismo se refería a la cultura letrada porque en materia de cultura oral esas migraciones traían una carga de conocimientos y prácticas que enriquecieron el quehacer pencón. Entre los que llegaron había alfareros: sabían trabajar el barro, la greda y eran capaces de hacer cacharos y vasijas para el uso doméstico con un poco de agua mezclada con la tierra apropiada. En el siglo XIX fueron conocidos en el país los trabajos de las llamadas loceras de Penco. Las tejedoras sabían escarmenar la lana y urdir, ellas también tenían gusto estético para elaborar sofisticados tejidos en seda con el manejo de bolillos. Los carboneros eran hombres que sabían hacer carbón vegetal construyendo agujeros en las laderas de los cerros y controlando perfectamente la combustión.
Entrada a Roa, a 30 km. de Penco.
Había gente que elaboraba muy bien el mimbre. Con esas varillas vegetales de gran elasticidad y consistencia, hacían canastos, paneras, cajas para la ropa, sillas, maletas. Ellos eran los cesteros. Además entre esas personas que vinieron a instalarse en Penco había  curtidores, ellos sabían procesar los cueros y por extensión estaban los talabarteros que eran entendidos en la fabricación de riendas y aperos. Los huerteros, en cambio conocían muy bien la estacionalidad para el cultivo de hortalizas y como potenciar la tierra para obtener mejores frutos. Los escoberos se las arreglaban muy bien para hacer escobas con hierba seca y rústica la que ataban a un extremo de un palo con alambre de fardo. Había algunos que además salían a venderlas por las calles.  
  
Y qué decir de los panaderos, gente especialista en amasar pan y fabricar tortillas de rescoldo. Para este oficio había gente con manos divinas. También llegaron los leñadores, personas que se dedicaban a buscar y cortar madera, secarla y partirla con hacha. Este producto tenía siempre un mercado asegurado en Penco. Estaban los cazadores que sabían capturar conejos, aves silvestres y preparar estas carnes. Aunque en menor cantidad, venían también domadores o domesticadores de animales de labranza como bueyes y caballos.
 
Los recolectores eran los más. Ellos sabían cuando y como obtener digüeñes, changles, zarzamora, murtilla, nalcas, chupones, queules, avellanas, camarones. Entre las personas que emigraron del campo a la ciudad había también especialistas en la fabricación de herramientas de labraza, por ejemplo, hacían arados, yugos, ruedas para carretas. Y quienes hicieron el mejor negocio fueron los herreros. Se establecieron en Penco y con pequeñas fraguas hicieron herraduras para caballos y bueyes, la actividad duró hasta que la modernidad con  los vehículos a motor desplazó el uso de los animales. Sobre los especialistas en fabricar vino, hablaremos en otro post.
 
Podemos afirmar que Penco se nutrió de toda esa sabiduría oral que trajeron quienes migraron, extendiendo su cultura en todos los ámbitos. Sin embargo, muchos de esos oficios ya no existen en la ciudad y pueden ser desconocidos para la mayoría.
 

No comments: