Thursday, June 23, 2016

DON JUANITO RIFO NOS CONTÓ EMOTIVOS RECUERDOS DE SU VIDA EN PENCO


Don Juanito Rifo Benítez rememora el pasado de Penco.
Conversar con don Juanito (ése es su nombre, no Juan) Rifo Benítez es zambullirse en imágenes retrospectivas de Penco hasta 1938, año en que él llegó con sus padres y sus hermanos procedente de su nativo Curanilahue. Para entonces tenía poco más de 14 años (actualmente está por cumplir 92). Su familia la integraban su padre, don Manuel Rifo; su mamá la señora Rosa Benítez; y sus hermanos Manuel, Orlando, Miguel, Elena y Rosa. La fuerza productiva que exhibía Penco fue el atractivo que tentó a los Rifo Benítez a trasladarse desde una ciudad deprimida por los conflictos de las minas de carbón. La opción del la mudanza ofrecía una posibilidad de éxito: cuatro de sus integrantes varones tocaban instrumentos, eran músicos y Fanaloza necesitaba robustecer su banda, tipo orfeón. Así que las posibilidades de afincarse eran buenas. Por sí solos los Rifo Benífez formaban una banda: Juanito ejecutaba el barítono; Manuel, el requinto; Manuel padre, el bugle; y Orlando era el redoblante, hacía la percusión. En Penco, el maestro Encina, director de la banda de Fanaloza, los recibió con los brazos abiertos. Así fueron integrados de inmediato al orfeón local. Traían sus propios instrumentos y hartos pergaminos, en Curanilahue habían tenido una sólida formación en la banda local. El orfeón locero inició presentaciones en la ciudad y en el teatro de Fanaloza, aquel que funcionó en Cochrane con Infante, en el solar que con posterioridad ocupó el edificio de la administración de la fábrica. Después que la banda de Fanaloza se disolvió se integró al orfeón de la CRAV mientras él seguía laborando en la industria locera.
 
“Venirnos a Penco fue una buena decisión y un salto tremendo para nuestra familia. En Curanilahue donde vivíamos, las minas estaban paralizadas, la situación de entonces era muy difícil”, nos dice don Juanito en una conversación que nos concedió recientemente en su casa de calle Penco. Sin embargo, el terremoto de 1939 fue un golpe muy violento para los Rifo Benítez con pocos meses de residencia en Penco. La familia vivía en calle El Roble entre Freire y Las Heras. Al consultarle sobre aquella experiencia, nos relata amargos detalles: “Con mis hermanos ya estábamos acostados. Cuando vino el movimiento comenzamos a tratar de abrir una ventana que daba a un patio interior. Logramos salir y quedamos en una zona segura. Mi hermano Manuel vio que mi madre se levantó y trató de huir, pero se devolvió para rescatar a nuestra hermano menor, Miguel de 3 años, que estaba en su cuna…” En este punto de su narración, don Juanito hace un silencio fruto de la emoción causada por ese recuerdo. Aquella noche fallecieron su mamá y dos de sus hermanos: Miguel y Orlando. Don Juanito recuerda también otros aspectos curiosos de ese terremoto: “Estaban dando una función en el teatro de la Refinería a la hora del sismo. Y resulta, según lo que contaron quienes estaban asistiendo a la proyección nocturna, que la película justo en ese momento estaba mostrando grandes derrumbes, por eso al comienzo del movimiento la gente no entendía si el terremoto era real o formaba parte de lo que estaba en la pantalla”.
 
Superar aquella tragedia tardó años, pero en el intertanto, se preocupó de su futuro personal. Tenía muy claro que la formación de escuela primaria recibida en Curanilahue no era suficiente para mirar hacia adelante, así que estudió en el liceo N° 1 de Concepción y siguió otros cursos por correspondencia. Hasta que se decidió por ingresar a la Armada. Allí surgió la posibilidad de seguir una carrera universitaria y se matriculó en odontología en la Universidad de Concepción. Sin embargo, para poder sacar su título tuvo que tomar una decisión arriesgada: dejar la marina para seguir en serio su formación profesional. Aquellos fueron años difíciles, por la falta de ingresos. Su apuesta y su empeño dieron sus frutos: obtuvo su título de dentista en 1964, a la edad de 40 años. De ese modo pudo reingresar a la Armada, donde se desempeñó en la Escuela de Grumetes.
El alcalde Víctor Hugo Figueroa, junto al matrimonio Rifo Carrasco, en una ceremonia de reconocimiento a la vida en familia realizada en Penco el 2015.
Es casado con Leticia Carrasco Vera. El matrimonio tuvo tres hijos: Carmen (fallecida hace unos años), María Amelia y Alejandro. ¿Cómo era Penco cuando usted llegó a esta ciudad? Responde: “El ambiente era muy agradable aquí. Cuando llegué lo primero que me aprendí de memoria fueron los nombres de las calles. Yo supe entonces, casi el primer día, que me quedaría a vivir aquí para siempre”. ¿No pensó en regresar a Curanilahue? “No, eso lo descarté desde el mismo momento que nos instalamos acá”.
 
En Penco el matrimonio Rifo Carrasco ha obtenido varios reconocimientos por su trabajo de apoyo a obras sociales. Don Juanito fue presidente del centro de padres de la ex escuela 90 por una buena cantidad de años. Por varios períodos fue presidente del liceo Pencopolitano. Desde 1966 se incorporó a los trabajos con la parroquia local junto al padre Jorge Fajardo y los padres redentoristas, una colaboración que se prolongó por cuarenta años. Integró el comité pro hogar Santa Catalina para niñas en riesgo social.
 
A su edad Juanito Rifo Benítez goza de buena salud y mantiene la gentileza, la cordialidad, la mirada cálida y la sonrisa de siempre. Afirma que dejó de ejercer como dentista a los 80 años y que hoy sigue muy interesado en actividades de ayuda social. Es una persona disciplinada, hace ejercicios y practica natación todas las semanas en la YMCA penquista, donde ha hecho de grandes amigos. Junto a su señora Leticia forman uno de los matrimonios más antiguos y queridos de Penco. 
 

2 comments:

Rosa de Penco said...

Hermoso testimonio, mi tío Juanito Rifo verdaderamente es una persona maravillosa,mi madre,su hermana Elena,nos contaba de cómo se levantaron de esa tragedia que nos narras Nelson.
Pero lo mejor, es el ejemplo que nos deja mi tío Juanito con su nobleza,su energía,su alegría y fortaleza para vivir la vida con optimismo a pesar de todos los avatares que ésta nos va presentando.
Gracias por tan lindo reconocimiento

Unknown said...

gracias por el respeto y cariño de la divulgación