Monday, February 20, 2017

EL FUNDO COIPUE EN FREIRE, EX PROPIEDAD DE LA REFINERÍA DE PENCO, ADQUIERE FUERTE INTERÉS TURÍSTICO

El fundo Coipue en Freire, ex propiedad de la ex Refinería de Penco. Imagen captada seguramente en el invierno de 1936 y que aparece en la revista de CRAV de 1937. 
          La Refinería de Penco compró el fundo Coipue (en el lugar lo pronuncian coipúe a pesar que la información oficial pone tilde al final coipué) en la comuna de Freire, región de la Araucanía, a fines de la década de 1920 para abastecerse de madera y con ella fabricar cajones para empacar el azúcar que salía a los mercados. Con este propósito se explotaba mayormente roble, laurel, olivillo y coigüe. Dos aserraderos en el fundo producían 260.000 pulgadas anuales, según datos de la revista de CRAV de 1937. Coipue tenía 3.000 hectáreas y se ubica en el camino entre Freire y Villarica junto al río Toltén. Muchos ex refineros visitaron y conocieron Coipue en aquellos años cuando era una hacienda con molino, galpones, pesebreras, aserraderos, instalaciones de administración y casas de trabajadores. Ellos seguramente transmitieron a sus hijos y nietos entretenidos relatos e historias de las bellezas naturales del fundo que hoy es una pujante localidad de Freire.  
El diario El Correo del Sur de Pitrufquén publicó por estos días una interesante crónica de Coipue en la actualidad, cuyo texto fue preparado por el periodista Juan Carlos Stone, de ese medio que dirige el periodista pencón Max Wenger.
El siguiente es el texto completo de la nota:

Coipue antigua hacienda de
Freire que se abre al turismo
Casa de Coipue en la actualidad, nótese que la línea de su arquitectura es la misma de hace ochenta años, si se compara con la imagen que está más arriba.
          El caudaloso río Toltén, bordea la localidad de Coipue en la comuna de Freire. Este villorrio de aproximadamente 250 habitantes, es una localidad mágica, revestida de una belleza paisajística única, además de una historia que se remonta a principios del siglo XX.
          Hacia el 1930, la  empresa Compañía Refinería de Azúcar de Viña del Mar (CRAV),  compró más de 3 mil hectáreas de terreno con el objeto de adquirir la materia prima para la confección de cajones de azúcar, espacio en el cual también se construyeron decenas de viviendas idénticas para la habitación de sus trabajadores.
         Posteriormente el fundo fue adquirido por la familia Edwards, transformándose en un lugar  que generó importante desarrollo económico, además de una dinámica social que permitió aumentar su poblamiento y que se traduce en el asentamiento urbano y la creación de una pulpería o almacén de abastos, iglesia, retén, una casa de botes, negocios y hasta una oficina de correos.
El río Toltén que bordea a Coipue.
       Tras la Reforma Agraria el fundo vivió un proceso de expropiación en el que el Estado adquirió los terrenos para posteriormente entregárselos a los trabajadores, permitiendo el desarrollo de la agricultura familiar campesina.
           Otro de los grandes atractivos es el río Toltén. Los habitantes más antiguos recuerdan el apogeo maderero y el traslado de grandes troncos a través de balsas de madera, “eran faenas de días”, recuerda Rodrigo Ulloa, destacado vecino de la localidad, recordando la historia local.
      “Coipue siempre ha tenido esa magia. Las familias se dedicaban esencialmente a las labores silvoagropecuarias;  Coipue tenía hasta correo, de a poco se fue poblando esta localidad primero por trabajo, luego a través de casas de veraneo, pienso que el gran potencial de Coipue en la actualidad es turístico, este lugar es bellísimo, sin embargo mucha gente no lo conoce”, precisó este conocido vecino del villorrio.
          El borde el río de Toltén y el volcán de fondo, se transforman en una postal inolvidable para sus visitantes, quienes pueden disfrutar de este paraje oculto a la altura del kilómetro 21 del camino Freire-Villarrica.
       Por estos días, Coipue celebra su aniversario, si bien no hay claridad respecto del número de años que cumple, los mayores de la localidad aseveran que está por sobre los 100 años.
Un pilar de reja de acceso que recuerda los años
de la Refinería de Penco en Coipue.
Actualmente, el alcalde de la comuna de Freire, Dr. José Bravo Burgos, se encuentra desarrollando varios proyectos en conjunto con la comunidad para potenciar esta localidad. En carpeta hay iniciativas de pavimentación, viviendas  y desarrollo turístico, con el objeto de seguir potenciando el atractivo de la localidad situada en la mitad de una de las rutas  de mayor tráfico de la Araucanía.
De este modo Coipue se abre como un destino turístico ideal para actividades al aire libre, pesca, treking y deporte aventura, además de un espacio cultural lleno de historia y vida a través de sus habitantes.  

2 comments:

Unknown said...

Muy buena crónica de ese fundo,mi madre nació en ese fundo el año 36 y nos contaba parte de la historia .

Unknown said...

Lo más importante que podría hacerse en la peligrosa ruta Freire-Villarrica, es la concientizacion de los conductores vehiculares de aquella ruta, que ya es famosa por sus múltiples accidentes cada semana. Antes que incentivar y preparar un lugar para hacerlo turistico, debemos educar al turista, refrescarle el derecho a vivir en paz de quienes no vienen por un momento, sino que vivimos acá y así queremos hacerlo seguros y por mucho tiempo, sin arriesgar nuestras vidas cada vez que salimos a la carretera, por la imprudencia, el apuro y el egoísmo de quienes van sentado al volante de algún vehículo.
Hago un llamado a las autoridades a que estudien el tema y tomen cartas en el asunto. No podemos seguir perdiendo vidas cada día que salimos a trabajar, a estudiar, a turistear, etc.
Conduzcamos responsablemente por favor!!!

Sin ir más lejos, sólo en Coipúe por ejemplo, y por consecuencia de violentos choques, se han destruido con pérdidas totales más de 3 veces las garitas a ambos costados de la calle. Esto sin duda además de darle el nombre de "cruce de la muerte" al sector Long Long - Aviación, imagino que le cuesta también recursos al Estado.
Hagamos bien las inversiones por favor!!

-817-