Monday, June 12, 2017

EN 1956 LA COMUNIDAD DE PENCO GOLPEÓ LA MESA AL PODER EJECUTIVO

Hay pocos ejemplos en la historia local que se puedan comparar a la reacción coordinada de la comunidad frente a la desfavorable situación económica que vivía Penco en 1955. Sólo se le acerca en el nivel de incertidumbre la crisis por el escándalo de Loza Penco bajo la propiedad de Palma Matus en los noventa. Fue así que el 24 de enero de 1956 el diario El Sur incluyó la noticia procedente de Penco de la formación de un comité transversal tanto de partidos políticos como de organizaciones de trabajadores bajo el título “Constituido en Penco el Comando Político-Gremial de Empleados y Obreros”. Con gran dignidad ese comité golpeó la mesa frente a las autoridades para expresar el malestar. Pero, en el fondo el documento era un grito colectivo de desesperación. Y planteó cinco exigencias que se expresaron en la prensa de la época en los siguientes términos:
“Solicitar al ejecutivo que se preocupe de resolver en forma definitiva el problema de la falta de mercado para el carbón del mineral de Lirquén, cuyas amenazas  de paralización son frecuentes de parte de la empresa. Si la industria no contribuye a su solución que el supremo gobierno la haga producir por su cuenta.”
Pues bien, la mina cerró en 1958 generando una gran cesantía en la comuna. Una de las causas del término de las faenas fue la inundación de las galerías subterráneas y, por cierto, la falta de mercado para el combustible. Sin duda la clausura de la mina estaba ad portas cuando se emitió esta declaración pública de allí que se la incluyera como el primer punto del petitorio. Y fue claro que el gobierno no quiso hacerse cargo del problema.
El segundo punto señalaba: “Luchar junto a la CUT, el comercio y demás sectores afectados para que el ejecutivo retire el proyecto de congelación de precios, sueldos y salarios del Congreso Nacional”.
El presidente de turno era el general Carlos Ibáñez. ¿Habrá prestado oídos a este petitorio pencón?
El tercer punto decía: “Solidarizar con todos los gremios que tienen conflictos pendientes”.
La cuarta exigencia añadía: “Aumento de un 50% sobre el alza del costo de la vida registrado en 1955 para los sueldos y los salarios…” Sin someter esta petición a un análisis más profundo era evidente la gravedad del problema económico que enfrentaban la comuna y el país.
Y quinto punto: “Luchar en contra de todo atentado a la libertad de expresión y defensa del régimen democrático y derogación de la Ley de Defensa de la Democracia". El cuerpo legal también conocido como Ley Maldita estuvo vigente desde el 3 de septiembre de 1948 hasta el 6 de agosto de 1958. Excluía a los comunistas del ordenamiento político y los perseguía. La mencionada ley fue promulgada por el presidente Gabriel González Videla.

La nota de prensa que citamos no menciona nombres de dirigentes involucrados en este petitorio. Sin embargo, el tenor del texto revelaba una preocupación generalizada, acentuada por la incertidumbre del inminente cierre de la mina de Lirquén.

No comments: