Thursday, July 13, 2017

FILANTROPÍA HACIA JÓVENES DE PENCO DE "TALHOUK Y PIGLIESI"

El nombre de Hammoud Talhouk aparece en esta publicación de Mundo Árabe del 1° de julio de 1949, pág. 11.
El señor Hammoud Talhouk era un hombre alto de estatura que se peinaba para atrás y llevaba un bigotito fino. Fumaba cigarrillos con una boquilla de filtro. Administraba la pulpería de Fanaloza en la esquina de Cochrane e Infante, frente al edificio administrativo que hoy no existe de esa empresa. También estuvo relacionado con el economato locero que atendía en la planta baja del hogar del sindicato en calle Penco, donde se vendía menaje y enseres para las casas de los trabajadores. El servicio lo prestaba con un socio y la empresa de ambos era “Talhouk y Pugliesi”. Este último, el señor Pugliesi, tenía un vínculo de parentesco con uno de los hermanos Díaz, del clan Díaz propietario de Fanaloza. La personalidad del señor Talhouk, de apariencia distante difería de su trato con los niños hacia los cuales demostraba una relajada afabilidad. Se interesaba en la actividad que realizaban los scouts de la “Armando Legrand” a la que él contribuía con alimentos no perecibles para aquellas excursiones que el grupo realizaba por los cerros de Penco y que se programaban por  más de un día.
               La publicación “Mundo Árabe” que circulaba en Chile a mediados del siglo XX incluía informaciones sobre esa colonia en Chile. En sus textos se nombraba al señor Talhouk en varias ediciones entre 1947 y los sesenta, indicándolo como un activo integrante de directivas de comunidades árabes en Concepción y Talcahuano. En una de esas notas se señalaba que ejercía como secretario de bibliotecas. A pesar de su trabajo en Penco, él no residía acá sino en la ciudad penquista.
               Por esta acción filantrópica hacia los scouts, sostenía vínculos con otras personas importantes de Penco que dedicaban parte de su tiempo a apoyar a la niñez y la juventud de ese grupo. Entre ellos los señores Óscar Contreras, el doctor Emilio Suárez…

              Cuando han pasado ya tanto años, se me viene a la memoria la imagen y la personalidad del señor Talhouk sonriente supervisando la pulpería y agradable en su trato hacia los niños de la “Legrand”. Si pudiéramos llamarlo así, valga este recuerdo como un modesto homenaje a su persona.

Dato editorial: Esta nota fue complementada con información aportada por Manuel Suárez Braun, tesorero de la Sociedad de Historia de Penco.

No comments: