Thursday, September 20, 2018

EN PENCO HEMOS SIDO RECOLECTORES DESDE TIEMPOS INMEMORIALES

Un mariscador en la playa de Penco.

              El museo de Penco incluye un relato de habitantes del lugar en un pasado remoto. Trabajos científicos sobre indicios hallados en los alrededores clasifican a esos antiguos moradores como “recolectores” y, de todas maneras, cazadores. No estamos hablando de unas cuantas centurias anteriores a la llegada de los conquistadores, sino de unos 4.300 años. Si hiciéramos un equivalente temporal, esa actividad recolectora habría sido contemporánea con los reinados de los faraones.  
               Pero, este no es el punto. Quiero centrarme en la cultura de la recolección, mencionada en la muestra del museo. A decir verdad, dista poco lo que hacían entonces aquellos ancestros a lo que hacemos hoy en el siglo XXI. Ellos, los antepasados, cosechaban frutos de los bosques que existían en el plan y en los cerros, tal vez, equipados con cestas y bolsas. Con toda seguridad se concentraban en los maquis, las murtillas, las moras, las avellanas, los chupones, las frutas del boldo, del copihue, los queules, las frutillas, las nalcas, los digüeñes. De las vegas y esteros recogían verduras como romaza, berros y, en su período, sacaban camarones.  Pero, mucho más obtenían del mar. Extraían todo el abanico de mariscos y algas disponibles entre las piedras cuando quedaban expuestas durante las bajas mareas. Hay una hipótesis que sostiene que también capturaban peces con una suerte de tejidos semejantes a las actuales redes de pesca.
               La dieta de esos habitantes era rica y sabrosa, gracias a los dones de la naturaleza en el área de Penco. Justo es decir que ese alimento lo conseguían con gran esfuerzo y paciencia para poder sobrevivir, particularmente en las extremas condiciones de nuestros inviernos pencones. La vida no era fácil.

               Donde quiero llegar con todo esto –en parte ciencia, en parte creencia, en parte especulación a partir de los indicios como los conchales de Quebrada Honda y Playa Negra– es a actividades paralelas que practicamos hoy. Es cosa de enumerar: hay gente que todavía va a los cerros a buscar murtillas, por ejemplo; otros que provistos de bombas hechizas sacan camarones en las vegas;  están los que rebuscan changles; los que van a recolectar moras, y qué decir de aquellos que bordean la playa para recoger algas o los que esperan las bajas mareas para mariscar…
               Hay prácticas ancestrales, milenarias que se mantienen en Penco, quizá como en pocas partes. Lo comprobamos por las muestras del museo y por lo que vemos en nuestro entorno casi todos los días…

No comments: